Noticias INAI

Oraciones por la paz en el mundo

21.09.2019

Zúrich. El 21 de septiembre de cada año las Naciones Unidades, en colaboración con el Consejo Mundial de Iglesias, exhortan a orar por la paz en el mundo. Las comunidades de la Iglesia Nueva Apostólica también se unen a esta iniciativa.

La base para los servicios divinos nuevoapostólicos del 18 y 19 de septiembre fue la oración por la paz. El dirigente internacional de la Iglesia Nueva Apostólica, el Apóstol Mayor Jean-Luc Schneider, incitó a sus miembros de comunidad a orar por la paz en todo el mundo. En sus pensamientos guías para el servicio divino, él expresó que esta oración debe ser muy sentida, persuasiva y comprometida. Eso incluye explícitamente la acción individual. El texto bíblico del evangelio de Juan: «La paz os dejo, mi paz os doy. Yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo», deja totalmente claro que la búsqueda humana de la paz también es necesaria. Existen estos dos pilares: La paz humana, que se tiene que trabajar, y la paz divina, que es un regalo.

La paz requiere reglas

El Apóstol Mayor continúa diciendo que la paz humana está sujeta al seguimiento de reglas – el cumplimiento de las mismas crea seguridad y orden. La justicia de la sociedad y entre generaciones es un ejemplo de estas reglas. El Apóstol Mayor dice textualmente: «Una sociedad que no tiene en cuenta las necesidades básicas de todos, no podrá vivir en paz». En el mundo actual, donde las necesidades personales están muy restringidas, esto suena muy político. Una sabiduría mundana: Sin la tolerancia, el respeto mutuo, el afecto hacia el otro y el amor al prójimo, apenas es concebible una paz. En el antiguo testamento, en el Salmo 85:10, ya está escrito que «la justicia y la paz se han de besar».

Dios además regala Su paz

Y luego existe la paz divina. Según el Apóstol Mayor nos da esta paz Jesucristo. Su vida, Su sacrificio, Su ascensión y Su retorno son las piedras angulares de la paz divina.

Día Internacional de la Oración

Ya en el año 1981 las Naciones Unidades decidieron establecer un Día Internacional de la Paz. Desde 2001 este día ha sido el 21 de septiembre. En 2004 de ello se desarrolló un día internacional de la Oración por la Paz, cuando el Consejo Mundial de Iglesias (consejo ecuménico de iglesias, con sede en Ginebra) se unió a esta idea exhortando a todos los cristianos a orar por la paz en el mundo, tanto en servicios divinos como de modo privado.

La participación nuevoapostólica desde 2005

La Iglesia Nueva Apostólica participa de esta iniciativa desde 2005. Hace 14 años, el entonces Apóstol Mayor Wilhelm Leber redactó una carta, que iba dirigida a todas las comunidades nuevoapostólicas: «Tengo el deseo de que nuestra Iglesia, y con ello todos los cristianos nuevoapostólicos, también contribuyan a la oración por la paz en el mundo.»