Noticias INAI

Una gran solidaridad con los afectados en París

16.11.2015

photo: NAK NRW

photo: J. Krämer

Zúrich/París. Bernd Koberstein, el Apóstol de Distrito responsable de la Iglesia Nueva Apostólica en Francia, expresa sus condolencias; el viernes por la tarde se enteró horrorizado y estremecido de los acontecimientos ocurridos en París. Una de las explosiones tuvo lugar en las inmediaciones de nuestra iglesia en el centro de París. Por precaución el Apóstol Jeannot anuló el servicio divino del domingo de ayer.

El Apóstol de Distrito Bernd Koberstein es el responsable de la Iglesia Nueva Apostólica en Francia desde Navidad de 2012. En sus comentarios destaca como especial que el programa le llevara el 15 de noviembre de 2015 al distrito de Algrange-Metz. Ahí podía estar cerca de sus hermanos en la fe en la iglesia de Metz y de toda Francia. «Hemos experimentado un servicio divino especial y profundo», según el líder de la Iglesia. Al comenzar el servicio divino expresó sus pésame. Pidió a la comunidad que se levantase para decir una oración especial por todas las víctimas y todos los que estaban sufriendo en Francia.

Además, hubo una ola de solidaridad por parte de los hermanos y hermanas en Alemania. En muchos mensajes de correo electrónico se manifestaba el deseo de querer orar por sus hermanos en la fe en Francia, pero también por las muchas víctimas y aquellos que se han quedado atrás. Esto fue parte de las palabras de consuelo para la comunidad.

Carta de consolación a las comunidades

El próximo miércoles y el próximo domingo se leerá una carta de parte del Apóstol de Distrito en todas las comunidades de Francia. De esta manera, quiere expresar su cercanía a los hermanos en la fe durante estos días especiales. En la carta escribe, entre otras cosas, que después del servicio divino del domingo tuvo la oportunidad de hablar con dos hermanos jóvenes que habían perdido a dos de sus amigos en los atentados de París. «Los he cogido a los dos en mis brazos y les he dicho que oraré por ellos y por los afectados.»

En estos momentos de tristeza y consternación, sigue el escrito, «nos dirigimos a nuestro Padre celestial y depositamos nuestra mano pequeña en su gran mano de Padre» – entonces recibiremos consuelo y nos sentiremos protegidos por Él. «Roguemos entre todos los unos por los otros, por las víctimas y por todas las personas afligidas.»

Palabras de consuelo y solidaridad

Los demás Apóstoles de Distrito también expresaron sus solidaridad. El Apóstol de Distrito Markus Fehlbaum (Suiza) comentó que en la noche del viernes al sábado pasaron muchas cosas terribles. «Hay tantas personas en este mundo que viven en aflicción y en grandes dificultades. Muchos sufren el terror, el extremismo y guerras. Cada vez nos damos más cuenta cuán difícil es vivir en paz en este mundo.»

Los Apóstoles de Distrito de Alemania también escribieron cartas de consuelo y sobre la consternación en sus comunidades. El Apóstol de Distrito Rüdiger Krause de Hamburgo hizo hincapié en la confianza en Dios y apeló a la moderación: «No debemos mezclar esto con el tema de los refugiados, esto sería un error. Queremos actuar con el poder del Espíritu Santo y buscamos la cercanía de nuestros Dios, que es y siempre será un amparo.»

«Nos estremece esta situación y nos conmueve en una forma especial, ya que la vivimos casi en primera persona», dice el Apóstol de Distrito Rainer Storck, el líder de la Iglesia Nueva Apostólica en Renania del Norte-Westfalia. «Oremos muy especialmente por las víctimas y sus seres queridos, pero también por la paz en el mundo.»

La Iglesia Nueva Apostólica internacional ya reacción el sábado por la mañana ante los atentados terroristas en París. Su portavoz Peter Johanning: «Estamos muy conmocionados. Hay 120 muertos, muchas personas lesionadas y traumatizadas. El escenario es escalofriante. Aún no conocemos todo el trasfondo, ¡pero es evidente que queremos rogar y unirnos con aquellos que en este momento esperan nuestra solidaridad y ayuda! Que Dios nuestro Señor deposite paz en sus corazones.»

Yo en Él estaré confiado

Ayer, durante el servicio divino en Zwickau, el Apóstol Mayo Jean-Luc Schneider comentó los acontecimientos  atroces y expresó su solidaridad y pésame. Habló de la tristeza entre las personas cristianas. Cada semana ocurren acontecimientos terribles en algún lugar en el mundo: ahora lamentamos las víctimas en Francia, Kenia, Afganistán, Siria u otros lugares. Son nuestros prójimos que sufren penas y desgracias. El Apóstol Mayor leyó del Salmo 27: «Aunque un ejército acampe contra mí, no temerá mi corazón; aunque contra mí se levante guerra, yo en Él estaré confiado.  Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré: que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, para contemplar la hermosura de Jehová y para buscarlo en su Templo.» (versículos 3 y 4).

Sobre la reacción del cabeza de la Iglesia Internacional, el Apóstol Mayor Jean-Luc Schneider, informamos con un video en nac.today.