Noticias INAI

África en foco

11.10.2015

All photos: NAKI

Un ejemplo válido en este sentido son las comunicaciones. Puede decirse que la revista African Joy está bien afianzada. Cada año se distribuye una tirada de casi 1.500.000 ejemplares traducidos a 19 idiomas. Las más requeridas son las lenguas locales. Se trata de llegar realmente a los diferentes grupos de destinatarios. Así expresó en sus palabras introductorias el Apóstol de Distrito Michael Deppner, desde el Congo. Él coordina un pequeño grupo de trabajo que se ocupa de confeccionar las ediciones.

Aún así, African Joy no ha sido introducida en todas las Iglesias regionales africanas. Además es necesario cubrir un amplio abanico de contenidos diferentes. ¿Acaso debe intervenir aquí la estrategia de comunicación mundial? ¿Debe introducirse “community”, la otra revista de la Iglesia Nueva Apostólica Internacional, también en África? Estas preguntas estaban en el centro del debate.

Una palabra en inglés, cuatro en chiluba

Pues no, African Joy no sólo se llama así, sino que sus contenidos y aspecto externo se han adaptado al gusto africano. En todo caso podrían incorporarse los contenidos de “community”, no así el diseño o la tecnología. Al respecto, vale un ejemplo. El Apóstol Mayor acotó: “Por cada palabra en inglés se necesitan cuatro palabras en chiluba”. Por lo tanto, ya sólo la distribución del espacio y de las cajas excluye la posibilidad de imprimir ambas revistas con el mismo estilo de impresión.

Por lo tanto, nos quedaremos como estamos: en estos momentos, la Iglesia internacional es responsable de cinco instrumentos de comunicación: “community”, que circula donde se discontinuaron las ediciones de "Unsere Familie" (“Nuestra Familia”) que se publicaban en idiomas diferentes del alemán, African Joy, que se publica en los países africanos, y las publicaciones online. Las propuestas online son tres: nac.today, nak.org y nacworld.net.

Retrospectiva a Pentecostés en Zambia

El Apóstol de Distrito Charles Ndandula inauguró la sesión, a la que concurrieron todos los Apóstoles de Distrito y Ayudantes Apóstol de Distrito con responsabilidades en el continente africano, haciendo una retrospectiva. Su conclusión fue, finalmente: el suceso de Pentecostés en mayo de 2015 en Lusaka, Zambia, fue todo un éxito, no sólo desde el punto de vista espiritual. Los aspectos técnicos, según el Apóstol de Distrito, también marcharon bien, ya que un auditorio de miles de personas de todo el mundo pudo ver el Servicio Divino de Pentecostés transmitido vía satélite y traducido a 24 idiomas. El Apóstol Mayor Schneider halagó la hospitalidad de los zambianos y los participantes aplaudieron espontáneamente.

Un continente con sus propios desafíos

El Apóstol de Distrito Noel Barnes profundizó luego en el trabajo realizado por su Iglesia regional Sudáfrica (Cabo), haciéndose eco así del deseo del Apóstol Mayor formulado en la Asamblea General de Apóstoles en Lusaka. “Os ruego darle prioridad a estas dos tareas: enseñad a los portadores de ministerio e instalad Escuelas Dominicales para niños en todas las comunidades”, dijo en su momento en Zambia la máxima autoridad internacional de la Iglesia.

Desde Johannesburgo, el Apóstol de Distrito Barnes caracterizó los esfuerzos que se desarrollan en estos momentos en su área de actividad de Ciudad del Cabo, llamándolos los “big five”. Se trata de cinco grandes desafíos que no sólo son ambiciosos en cuanto a los contenidos, sino también a lo financiero. Los Apóstoles de Distrito Joseph Ekhuya (África del Este) y el Ayudante Apóstol de Distrito John Sobottka (República D. del Congo, Tschad, Ruanda, República Centroafricana) también hicieron su contribución.

Dicho sea de paso, avanzada la tarde, los Apóstoles de Distrito realizaron Servicios Divinos en diferentes comunidades próximas a Johannesburgo y Pretoria. Quedó poco tiempo para tomarse un respiro, dada la gran cantidad de compromisos y de trabajo. La Asamblea de Apóstoles de Distrito de África forma parte de la Asamblea de Apóstoles de Distrito Internacional que se realiza en estos momentos en Johannesburgo, Sudáfrica.