Noticias INAI

«Definiendo el curso para el futuro de la iglesia»

01.12.2006

Foto: Editorial

Zúrich. Él quiere definir el curso para el futuro de la iglesia. Así es citado el apóstol mayor Wilhelm Leber, jefe internacional  de la Iglesia Nueva  Apostólica en la revista de la iglesia «Nuestra Familia» (edición 12/06, versión en español). Más declaraciones acerca de los temas homosexualidad, día de la juventud europeo y misión redondea la entrevista. En la edición 1/2007 aparecerá una segunda parte.

Publicamos en este lugar extractos de la entrevista. La entrevista completa se podrá leer en la revista de la Iglesia Nueva Apostólica «Nuestra Familia» 12/2006. Ésta se la puede ordenar a través de la editorial Friedrich Bischoff en Francfort y puede ser pedida también por personas que no son miembros.

Una reproducción distinta de la entrevista no es permitida por razones de derechos de autor.

 

Extractos de la entrevista con el apóstol mayor Wilhelm Leber

Tema: Homosexualidad

En la revista «Nuestra Familia» No. 11 fue publicado un artículo, en el cual responde a preguntas de jóvenes sudafricanos, bajo otras cosas también al tema «homosexualidad y bodas de homosexuales». Su declaración desató intensas reacciones en el círculo de los hermanos homosexuales y transexuales. ¿Hacia dónde se dirige esta crítica?

Primeramente los hermanos en la fe homosexuales evidentemente les causaron extrañeza mis palabras iniciales. Me referí al orden divino que habla de hombre y mujer. Esto causó la impresión de que la homosexualidad fuese algo antinatural, algo que no cabría en el pensamiento creador de Dios, que quizás hasta sea enfermizo. Tengo que admitir que es equívoco. Quiero aclarar: La homosexualidad es según reconocimiento científico actual fundamentalmente una disposición especial, como p. ej. se diferencia en una persona si es zurdo o diestro; éstas son también disposiciones especiales. Seguramente la homosexualidad tiene otro alcance; fundamentalmente sin embargo me parece comparable.

Muchas veces es criticada también la formulación «homosexualidad practicada». ¿Existen pretensiones de cambiar este término?

Ya se ha pensado sobre esto; sin embargo todavía no se ha encontrado una mejor formulación. Este término no debe discriminar. Si decimos «la iglesia no ve bien la homosexualidad practicada», entonces es una frase muy general, que no se entiende de manera uniforme. Quiero interpretar esto así: No le hacemos prescripciones a nadie, pero queremos indicar peligros. No decimos que la homosexualidad practicada sea pecado, eso sería una declaración mucho más extensa. Desde mi punto de vista sí es una diferencia si alguien vive en una relación homosexual firme – en el sentido que ésta esté fundada en una relación humana según principios éticos – o no. Muchos homosexuales indican que la sexualidad es solamente una parte de una relación. Quieren igual como los heterosexuales compartir sentimientos como afecto y amor con una persona. Otra vez: De cualquier manera es una diferencia si alguien vive en una relación homosexual firme o si practica sexualidad promiscuamente, en el sentido de pura satisfacción sexual siempre con parejas cambiantes.

La iglesia dice en su postura al tema comportamiento sexual que hermanos y hermanas que son homosexuales no deben practicar ninguna actividad ministerial o educativa. ¿Qué dice de este aspecto?

Respondiendo a esta pregunta no debemos descuidar el desarrollo de la sociedad. No hace mucho tiempo la homosexualidad era rechazada por un amplio frente y no era aceptada por la sociedad, incluso era castigada. Hoy es distinto. En nuestras comunidades queremos proteger a las hermanas y hermanos homosexuales y no queremos que haya discusiones sobre ellos. Por eso recomendamos como iglesia que los hermanos y hermanas homosexuales no practiquen ninguna actividad ministerial o educativa.

¿Qué dice la iglesia acerca de bodas de parejas homosexuales; sería posible una bendición de bodas en la INA?

Estamos muy lejos de esto, aún cuando éste tema se discuta mucho públicamente en la actualidad. Deseo remitirnos a la Santa Escritura que es la base para nosotros. Allí se encuentran algunas indicaciones que sugieren ciertas reservas. Habrá que mencionar en especial las declaraciones del apóstol Pablo, que también mencioné en la entrevista e Sudáfrica. Seguramente habrá que mirar estas declaraciones bajo la perspectiva de la época de la Antigüedad. Hay que tener cuidado cuando se quiere trasladar esto al presente. Sin embargo estos textos nos aconsejan a ciertas reservas. Nosotros como Iglesia Nueva Apostólica no deberíamos ser los primeros en un desarrollo completamente diferente. Por ello esto no es un tema actualmente.

De vez en cuando aparece la pregunta si homosexuales también pueden alcanzar la meta de la fe. ¿Qué dice usted de esto?

Estoy convencido que ningún homosexual es fundamentalmente excluido de la posibilidad de poder alcanzar la meta de la fe. Indiqué cuando alguien trata con responsabilidad y seriedad su disposición homosexual dentro de una relación firme se debe valorar diferente que relaciones pasajeras y cambiantes – lo mismo vale también para los heterosexuales. Aparte de que todos dependemos de la gracia de Dios. Si algún homosexual vive su fe con seriedad, estoy convencido, que puede alcanzar la dignidad igual como cualquier otro también. Quiero liberar a nuestras hermanas y hermanos en la fe homosexuales explícitamente de esta preocupación.


Tema: Día de la juventud 2009

¿Debe ser el día de la juventud europeo solamente un evento para complacer la alegría de la juventud o se quiere enlazar así también un mensaje teológico?

Lo uno no descarta a lo otro. Seguramente es correcto que de este evento esperemos un impulso. No debe ser solamente un hecho destacado ocasional de un momento.  Que estas cosas tengan también consecuencias se puede ver en las experiencias de otras iglesias. Pienso en el día de la juventud mundial católico. Después decían que este evento favoreció las visitas de los servicios divinos. No se debe ver un evento tan grande de forma aislada, sino se debe enlazar con ello mensajes que tienen efectos y actúan a lo largo. Esto influirá también en el desarrollo del programa.

¿El día de la juventud debe ser entonces orientación para la juventud, motivarles de nuevo, contrarrestar un alejamiento de la iglesia e intervenir que la juventud se sienta aceptada?

La juventud es una parte importante de nuestra iglesia, un portador del futuro. Queremos ganar a la juventud. Hoy hay algunas preocupaciones y problemas debido al desarrollo social. Con el día de la juventud europeo queremos signalizar a la juventud: Estamos dispuestos a confrontar estas preguntas y queremos ayudarles.

El evento grande también cuesta dinero. ¿Como se defiende esto ante el fondo que la iglesia por otro lado cuida de los gastos?

Este es un tema que está muy bien planeado del grupo que planifica el día de la juventud. Los días de la juventud en las iglesias regionales también cuestan dinero. Si juntamos todo surge un presupuesto determinado. Hasta el día de la juventud transcurren todavía dos años. La juventud debe utilizar este tiempo para participar con su parte financiera para el día de la juventud. Daremos sugerencias para reunir un poco de dinero. Yo creo que si se anuncia esto con tiempo y se une con conceptos claros será aceptado por los jóvenes.


Tema: Fusiones de comunidades

Otro aspecto afecta la imagen de la iglesia. Tuvimos una reforma regional en Renania del Norte-Westfalia. Allí el apóstol de distrito Brinkmann ya anunció que se van a fusionar más comunidades en los próximos años. En Berlín-Brandenburgo también se ha puesto en marcha una reforma regional y el apóstol de distrito Klingler dió a entender que en su región de trabajo serán abandonados lugares. En total da la impresión que la INA se reduce para sanarse.

No lo veo así, sino que tenemos que reaccionar a las circunstancias de la época. En Alemania se registra una baja de la población. Aparte en nuestras comunidades existe un envejecimiento determinado. Hay proyecciones para el año 2020 que están limitadas regionalmente, pero que documentan: Si seguimos en esta marcha tenemos que contar con pérdidias considerables. No se pueden ignorar pronósticos así. Además hay desplazamientos en las grandes ciudades. Algunos barrios están superpoblados con ciudadanos extranjeros, por lo tanto con otras confesiones, donde nosotros como una comunidad cristiana no tenemos ninguna posibilidad. Por eso algunas comunidades disminuyen simplemente. Por otro lado queremos tener comunidades vivientes, con niños, con juventud, con un círculo suficiente de portadores de ministerio – por eso se necesita un mínimo de miembros de comunidad activos. De otra forma no se puede mantener vivacidad a la larga. Por eso no nos queda remedio que fusionar comunidades y de poner definir el curso para el futuro. En algunos distritos se hace estratégicamente, en otros pasa más o menos tranquilo. Pero la situación está igual en todas partes. Yo creo que es mejor tener una comunidad fuerte que dos comunidades languideciendo. Desde luego hay que considerar cada caso individualmente. Las distancias y la infraestructura juegan un papel importante, también el futuro de la comunidad y su estructura de edad. Pero de esta tendencia no podemos escapar.

Se abandonan también iglesias tradicionales como Berlín-Charlottenburgo o Dortmund-norte. ¿No es esto una pérdida de imagen para la iglesia, porque estaba presente durante años y décadas y de repente ya no está?

Seguro, esto duele, lo admito y lo comprendo. Pero tenemos que ver, como es la comunidad respectiva y su ambiente en el futuro. Conozco a Dortmund-norte muy bien y sé que la iglesia se encuentra en medio de un barrio donde viven muchos ciudadanos no cristianos. Ya no hay ninguna posibilidad de tener una comunidad con sustancia en el lugar. Y además: Los hermanos esperan hoy locales razonables. Deben existir posibilidades de desarrollar la vida eclesiástica. Todo esto cuesta dinero. Y cada vez cuando hay que pensar en inversiones de mayor envergadura nos preguntamos cómo es el futuro de la comunidad. ¿Se justifican inversiones cuando se esperan pérdidas drásticas dentro de los próximos cinco años y no se puede mantener el número de miembros? Esto tiene que compaginar con las planificaciones financieras. Y entonces no queda otra opción que cerrar la una o la otra iglesia, independiente si es una comunidad tradicional o no.


Tema: Misión

Hablemos de otro punto que también tiene que ver con la situación financiera de la iglesia. ¿Qué piensa usted, cuánto tiempo se puede permitir la INA desde Europa y Ámerica del norte mantener y financiar el trabajo misionero en África?

Esta pregunta es de gran peso también. Hemos comprobado que pocas iglesias regionales tienen que financiar regiones extensas y que por eso se origina un desequilibrio financiero. Desde hace un tiempo se cumplen grandes esfuerzos para cambiar estas circunstancias. Conozco la situación en África. Allí tienen efecto lindos desarrollos. En algunos lugares el ingreso de las ofrendas sube. Si sigue esta tendencia, algunos distritos pueden independizarse en un futuro cercano.

¿Y la iglesia regional encargada puede reducir los costos para los viajes misioneros o quizá hasta retirarse completamente?

Es una tendencia que se va a imponer cada vez más. Si las regiones pueden cuidarse de si mismas, los hermanos de Alemania o Norteamérica se retirarán. Esto ya se está practicando en gran medida en África. Hoy los hermanos viajan muchas veces solamente para realizar seminarios o cursos de capacitación. Todo lo demás está en manos de los portadores de ministerio del lugar.

(Derechos de autor: Edición Friedrich Bischoff GmbH, Francfort)