¡El ecumenismo significa acercarse y hablar mutuamente!

24.10.2005

Castrop-Rauxel. ¡El ecumenismo significa acercarse y hablar los
unos con los otros! Esta postura presentó el apóstol mayor Wilhelm Leber al
final del servicio divino para portadores de ministerio el domingo
23.10.2005, que fue transmitido desde Castrop-Rauxel a las comunidades de
las iglesias regionales de Renania del Norte-Westfalia y Alemania del norte.
Se pronunció también sobre cambios en la doctrina de la Iglesia Nueva
Apostólica.

El domingo 23 de octubre de 2005: Para el servicio divino fueron invitados
todos los portadores de ministerio con sus esposas, de las iglesias
regionales de Renania del Norte-Westfalia y Alemania del norte. Un resumen
del servicio divino lo puede leer aquí [en alemán].

Al final el apóstol mayor Leber se pronunció sobre dos temáticas, ecumenismo
y cambios en la enseñanza. Dijo del ecumenismo: «Aspiro a una relación
relajada con otras comunidades cristianas, en especial sobre la base del
respeto mutuo. Para ello tenemos que acercarnos como iglesia a las demás
iglesias y hablar con ellos». Hablar el uno con el otro es importante para
reducir malentendidos y ganar una relación de confianza, según el jefe de la
Iglesia Nueva Apostólica a nivel mundial. Al mismo tiempo corroboró:
«Nuestros fundamentos de la fe no son tocados por eso y en ningún momento se
cuestionan. Se trata de conversaciones, de intercambio de ideas con otros».

Respecto a esto se trata también de la «consolidación del frente cristiano,
de la cristiandad en su totalidad» ya que - según su argumento «las bases
cristianas disminuyen cada vez más en la población. Tenemos que tomar nota
de eso». Él quiere enfatizar más lo que hay en común y no tanto lo que
separa. Sin embargo la Iglesia Nueva Apostólica no participará en servicios
divinos ecuménicos o actos de bendición conjuntos.

También el apóstol mayor Wilhelm Leber se expresó sobre los cambios en la
enseñanza de los últimos años. Acerca de ello dijo: «La verdad divina es
siempre absoluta. En eso que viene de arriba no hay ninguna necesidad de
cambio. Sin embargo: El Señor habla justamente por las personas. Eso es así
y permanece así». Nosotros como seres humanos comprendemos la voluntad de
Dios conforme a nuestra visión personal. Nuestro entendimiento de las cosas
está marcado según las circunstancias del tiempo en el que vivimos y
nuestras experiencias, así el apóstol mayor. Por ello la necesidad de
adaptación no debe ser descartada. Subrayó sin embargo: «Por esto nadie debe
sentirse irritado en su fe. La línea de base se mantiene».

Al mismo tiempo puso en relieve el pensamiento que es algo bonito, que
alegra, cuando la iglesia reconoce algo como necesario y digno de adaptación
y lo lleva a cabo.