Palabra del mes

Hoy en día aún reconocemos en parte

Julio 2003

Mientras que aún vivamos sobre la tierra, no tendremos el completo reconocimiento del activar de Dios. Por esta razón también el Apóstol Pablo escribió a los Corintios: "Ahora reconozco en parte". Pero añadió con vistas al día de la segunda venida de Cristo: "Pero entonces conoceré como fui conocido" (compárese 1. Corintios 13: del 12).

El Espíritu Santo ya nos manifestó muchas cosas: el amor y la omnipotencia de Dios, la importancia del sacrificio de Jesús para la salvación y redención de los pecadores, nuestra elección y el llamamiento para la eterna gloria. ¡Seamos agradecidos de corazón por todo lo que podemos reconocer!

También si hoy en día algunas cosas solamente las podemos reconocer en parte, podemos estar seguros que el Señor nos reconoce. Él lo ve todo, somos para Él como un libro abierto. Ante Él no podemos ocultar nada; sería fatuo querer esconder algo ante su majestuosidad divina. Esto para nosotros en parte es una exhortación y por otra parte también un motivo de gran alegría y de consuelo.

Él ve nuestra fe y nuestra lucha por la fe, nuestro amor hacia su Obra y nuestra disposición a la ofrenda. También ve nuestra esperanza, nuestra confianza y nuestra fidelidad, nuestro sentir. Él ve cuando a veces nos equivocamos y por enésima vez cometemos el mismo error y nos lamentamos de nuestras debilidades. Él ve nuestro arrepentimiento y nos perdona una y otra vez la culpa y el pecado. El Señor también conoce todas las preocupaciones y necesidades y esto es un gran consuelo, porque quiere seguir ayudándonos. El trabajo divino tiene como objetivo nuestra terminación.

Esto lo podremos reconocer en toda su amplitud, cuando Jesucristo venga. En el día del Hijo de Dios veremos el plan y la acción de Dios en la mayor claridad, y nos percataremos, que las pruebas y tribulaciones, todo lo que tuvimos que vivir, sirvió para nuestro bien. Contemplando las relaciones del activar de Dios nos daremos cuenta con sorpresa: ¡Todas sus acciones tienen una profunda razón!

Parece triste, que hoy solamente podemos reconocer los asuntos en parte. Pero aún no nos es posible comprender completamente las cosas celestiales porque nuestro pensamiento humano está limitado. Igualmente podemos pedirle al Padre celestial: "Regálame más comprensión y sabiduría". Pero nos damos por satisfechos con lo que Él nos manifiesta en su amor; esto nos es suficiente para ser feliz y bienaventurado. Queremos superar el reconocimiento parcial hasta la perfección con fe y confianza. Así esperamos con fidelidad el día del Señor, para el cual nos preparamos con alegría y en el cual ya no preguntaremos nada.

(De un Servicio Divino del Apóstol Mayor)

 

Palabra del mes

El lenguaje

(Julio 2019) El lenguaje dice mucho sobre una persona. La manera como habla, las palabras que usa, la manera de... [Leer más]