Palabra del mes

Alegría de Navidad

Diciembre 2000

¡Qué dicha es, cuando la paz y la alegría reconfortan el corazón y el alma! Muchas personas anhelan esto, especialmente en el tiempo de Navidad. Sin embargo, no se puede pasar por alto, que dos tercios de la humanidad no tiene relación alguna con la festividad de Navidad; se consagran a otros aspectos religiosos o ideologías. ¿Y cuántos cristianos son conscientes de la gran importancia de la festividad de Navidad, del nacimiento de Cristo y de la transformación de Dios en hombre?

Cuando nació Jesús, también fueron solamente algunos quienes relacionaron este hecho con el anuncio del profeta Miqueas: "Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad" (Miqueas 5:2). Aún así su nacimiento fue motivo de una alegría inmensa hasta el día de hoy, dado que con el envío de su Hijo ¡Dios hizo a la humanidad el mayor regalo!Belén no pertenecía a las metrópolis del viejo mundo; aún hoy el lugar es una pequeña ciudad con unos 30.000 habitantes aproximadamente. No obstante, Belén Efrata jugó un papel especial en la historia bíblica: Jacob enterró en el camino de Efrata a su mujer más querida, Raquel; Ruth conoció allí a Booz, su futuro esposo; David, el joven pastor, que Dios había elegido como rey, nació en Belén. Belén significa "casa de pan" y Efrata "la fértil", es decir fértil casa de pan. Y allí llegó al mundo Jesucristo, quien es el pan del cielo, tal como lo predijo el profeta. Dios dispuso, que el emperador romano Augusto ordenara un recuento de la población, por lo que María y su esposo José tuvieron que viajar de Nazaret a Belén. De esta forma se cumplió la palabra del profeta. Tal como un día Miqueas hizo referencia a las salidas del principio y la eternidad, así apunta el activar del Hijo de Dios, su muerte por sacrificio en la cruz, su Resurrección y Ascensión, hacia su final: la entrada en el reino de la gloria con su novia, la comunión eterna de los suyos con Dios, prometida por Él. El saber de este futuro despierta la alegría divina de Navidad y la auténtica paz navideña.

Así le deseo a usted un tiempo de Adviento lleno de paz, como también una bendecida alegría navideña, suyo Richard Fehr Así le deseo a usted un tiempo de Adviento lleno de paz, como también una bendecida alegría navideña,<br/> suyo

Richard Fehr

 

Palabra del mes

Adaptación

(Mayo 2019) Para que una comunidad funcione es necesario un mínimo de adaptación. Cuanto más variadas sean las... [Leer más]