Palabra del mes

Fortalecer la fe

Noviembre 2000

En nuestros días, en el tiempo de la prometida segunda venida de Cristo, se extiende la incredulidad, la superstición a menudo suplanta el mensaje cristiano, las tentaciones son más inminentes, la duda crece. El Señor planteó la pregunta, no sin razón, a la vista de este desarrollo: "Pero cuando venga el Hijo del Hombre ¿hallará fe en la tierra?" (compárese Lucas 18:8). Por ello es especialmente importante, que la fe sea fortalecida siempre de nuevo. En el camino hacia la meta se precisa día a día el alimento y fuerza de la fe.

Ya desde el comienzo de la historia de la humanidad, la fe fue tentada. Con la duda en la palabra de Dios, comenzó el primer pecado. Debido a que los primeros hombres se dejaron engañar por la serpiente: "¿Conque Dios os ha dicho...? (compárese 1.Moisés 3:1), corroyó tanto tiempo en ellos la duda, hasta que contrariaron el mandamiento de Dios. Esta táctica también la sigue el diablo hoy: aquí un poco de enfado, allí un poco de recelo y ya crece la inseguridad y duda. ¡Por ello la fe tiene que ser fortalecida siempre de nuevo!

De la primera duda surgió una reacción en cadena. Dios echó fuera del Jardín de Edén a Adán y Eva. Desde entonces los hombres deben ganarse el pan con el sudor de su frente y parir los hijos con dolor. Cuando Caín se percató de que Dios miró con agrado a Adán y su ofrenda, pero no él y la suya, tuvo envidia. Mató a su hermano. Por primera vez llegó a los hombres la muerte como pago del pecado. A la envidia y muerte de su hermano le siguió otro pecado: la mentira. Puesto que Caín respondió a la pregunta de Dios sobre Abel: «No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano?» (compárese Génesis 4:9).

¡No debemos infravalorar el peligro de la duda! Pongamos ante ella nuestra fe firme y viva. Cuando empieza a corroer la duda, nos resistimos en su inicio y tomamos de forma aún más intensiva la palabra de Dios. De ello surge en nosotros la fuerza de resistirnos a las tentaciones. ¡Aprovechemos los Servicios Divinos como la oferta más valiosa para fortalecer la fe, para encontrar el perdón de los pecados y poder tener comunión con el Señor por medio de la Santa Cena!

Cordialmente,<br/> suyo

Richard Fehr

 

Palabra del mes

Adaptación

(Mayo 2019) Para que una comunidad funcione es necesario un mínimo de adaptación. Cuanto más variadas sean las... [Leer más]