Palabra del mes

Practicar la verdad

Marzo 2000

Cuando el Señor Jesús estuvo frente a Pilatos y declaró haber venido al mundo para dar testimonio de la verdad, el gobernador romano le preguntó: "¿Qué es la verdad?" (comp. Juan 18: 38). Este distinguido romano vivió sin duda en su carrera muchas intrigas y maquinaciones, por lo cual él ciertamente dudaba si realmente existía la verdad objetiva. En la vida humana puede ser a menudo difícil indagar el contenido de verdad de una aseveración o el desarrollo específico de un suceso. Sin embargo, con respecto a la verdad divina, no se puede especular nada.

¿Qué es la verdad divina?

Primeramente el orden terreno, la ley de la siembra y la cosecha. Nunca lo olvidemos: Lo que el hombre siembra tiene que cosechar. Si se tuviera siempre presente este orden inevitable, la siembra se la haría con más cuidado.

Dios ordenó así mismo que el séptimo día, en el cual Él descansó de todas sus obras, es santo y debe ser mantenido sagrado. Esta ley es desatendida hoy en día como nunca antes. Como hijos del Altísimo queremos mantenernos dentro de las indicaciones que Jesús dio a Nicodemo en su conversación con él: "Mas el que practica la verdad viene a la luz, para que sea manifiesto que sus obras son hechas en Dios" (Juan 3: 21).

El Señor Jesús dijo de sí: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida" (comp. Juan 14: 6). De la misma manera, los mandamientos e indicaciones de Jesús son verdad. ¿Qué mandamientos dio por ejemplo el Hijo de Dios? "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente", así como "amarás a tu prójimo como a ti mismo" (comp. Mateo 22: 37-29).

El obrar universal del Espíritu Santo, no solamente en el altar sino también en todos nosotros, nos lleva cada vez nuevamente a la verdad. El Consolador enviado por Dios despierta pensamientos, fomenta sentimientos y da estímulos para que podamos ser guiados en forma maravillosa. La verdad divina son también las promesas del Padre y del Hijo. Esperamos que el Señor Jesús venga para llevar a los Suyos. Con ello nos movemos en la verdad y llegamos a la luz, a Dios, la fuente de luz. Allí serán reveladas las obras que están hechas en Dios: Obras de la fe, del amor, del sacrificio, de la fieldad, de la unidad.

Con cariño,<br/> suyo,

Richard Fehr

 

Palabra del mes

La verdadera riqueza

(Abril 2019) En Hechos Lucas relata que los Apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús... [Leer más]