Palabra del mes

Para el nuevo año

Enero 2000

El cambio del año 1999 al 2000 es para los hombres un acontecimiento de carácter especial. Muchas interpretaciones rodean esta época de transición. De la tradición se desprende por ejemplo que el año 1000 era considerado e interpretado como el comienzo del reinado milenario de Cristo sobre la tierra. Mas la historia nos enseña otra cosa.

Para el año 2000 también son anunciadas cosas similares y grandes expectativas se mueven en los corazones de muchos. Esto, en cierto modo, es comprensible. Pero no debemos olvidar que nuestro calendario, y con ello la medida del tiempo, de ningún modo concuerda con los reales años transcurridos desde el nacimiento de Jesús. Demasiado inexacto fue al comienzo el registro de datos; además, se cambiaron y se establecieron nuevos cálculos.

Por esa razón nosotros tomamos a este período que comienza con el número 2000 sencillamente como un tiempo de vida, de gracia y de terminación que nos fue concedido nuevamente por Dios en su gran amor. ¡El Señor brinda gran salvación en el tiempo justo! Este pensamiento se mueve en mi corazón cuando pienso en nuestro futuro. Esa salvación la brinda el Padre celestial también en nuestro tiempo, y no nos puede ser ofrecido algo mejor.

Firme e inamovible está el alegre mensaje de redención y salvación, que no perderá su actualidad durante el decurso de los días, semanas y meses del año venidero. Queremos alegrarnos por ser considerados dignos de recibir las elevadas demostraciones de amor y cuidado divino que de ello se desprenden.

En este sentido saludo a todos ustedes en el amor de Jesús que abarca toda la tierra, quedando siempre

suyo,

Richard Fehr

 

Palabra del mes

Una cuestión de valoración

(Septiembre 2019) El que pronuncia una oración quiere poner algo en movimiento. Cuando presentamos una preocupación... [Leer más]