Palabra del mes

Dios fue hecho hombre

Diciembre 1998

En Navidad celebramos el nacimiento de Jesús en Belén. Es muy lindo, que en nuestro calendario haya un día que lo recuerde. Importante es que en Jesucristo, Dios se hizo hombre y mediante su sacrificio en la cruz creó la posibilidad de conciliar con el Creador, a los hombres caídos en pecado.

Antes del nacimiento de Jesús sucedieron muchas cosas. La historia nos relata, que el emperador romano Augusto había ordenado realizar un censo para establecer los impuestos. Esto no era tan fácil de realizar como en la actualidad; no se resolvía completando un cuestionario. En aquel entonces, cada uno debía viajar hasta su ciudad natal, para ser registrado allí, de modo que por orden del emperador había pueblos enteros en marcha, hecho que sin lugar a dudas resultaba muy trabajoso y venía acompañado de grandes esfuerzos por las condiciones de viaje de entonces. Pero estos acontecimientos terrenales se desarrollaron en cumplimiento de la planificación divina. María iría a dar a luz al Hijo de Dios en Belén, tal como lo habían anunciado los profetas varios siglos antes. José era oriundo de esa ciudad; es por eso que debía viajar allí con su mujer embarazada, aparentemente por orden del emperador, pero en realidad para que se cumpliera la escritura.

En nuestros tiempos ilustrados, en que todo se analiza e investiga, muchos no quieren ver la verdad de estos hechos. Para los tales, el relato bíblico de que María quedó encinta por el Espíritu Santo, suena como un cuento de oriente. Los ángeles anunciaron a los pastores en el campo: "Os ha nacido hoy un Salvador, que es Cristo, el Señor" (comp. Lucas 2:11). Quien reciba con fe este mensaje divino, tampoco cuestionará el modo sobrenatural en que el Hijo de Dios se hizo hombre. El Apóstol Juan identifica este acontecimiento sin lugar a dudas en su evangelio: "Y aquel verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad" (Juan 1:4). ¡A esto queremos atenernos!

Y si en la época de Navidad recordamos especialmente el nacimiento del Salvador, entonces lo hacemos en la consciencia: ¡Jesucristo, Dios hecho hombre, ha superado el infierno y la muerte, ha triunfado; él cumplirá su promesa, volverá y conducirá a los fieles hacia la comunión eterna con el Padre celestial!

Unas Navidades llenas de paz.<br/> Suyo,

Richard Fehr

 

Palabra del mes

Los mejores puestos

(Agosto 2019) En los medios de información, los rankings son sumamente populares y forman parte de las noticias... [Leer más]