Palabra del mes

Peligros de nuestro tiempo

Septiembre 1998

Vivimos en el tiempo de terminación de la Obra de Dios y sabemos que el Señor salvará a sus elegidos en poco tiempo, en la medida que clamen día y noche: ¡Señor Jesús ven! El Hijo de Dios mismo dijo con total claridad sobre el tiempo previo a su venida qué estados serían encontrados. También anticipó que los seres humanos se distanciarían de Dios, y por lo tanto planteo la pregunta: "¿Empero cuando el hijo del hombre viniere, hallará fe en la tierra?" (comp. Lucas 18:7-8)

Antes de la venida de Jesús, muchos no aprecian la oferta divina de gracia de nuestros días, porque miles de otras cosas desempeñan un papel más importante. Debemos guardar la aseveración "... y no lo entendieron" (comp. Lucas 17:28-30) en nuestro corazón como advertencia. El Hijo de Dios también comparó el tiempo previo a su venida con los días de Lot. La comparación de Jesús con el tiempo de Lot ( Lucas 17:28-30 ) es de la misma manera una indicación para nosotros en el día de hoy. Dice acerca de los futuros yernos de Lot, que les pareció "como que se burlaba". (comp. Génesis 19:14) ¿Qué enseñanza concluimos de ello? ¡Que nunca nos resulte una burla lo que Dios diga en su amor y en su misericordia!

En el Apocalipsis encontramos las palabras dirigidas a la comunidad de Laodicea: "Porque tú dices: Yo soy rico, y estoy enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa..." (Apocalipsis 3:17) Incluso esta sobrevaloración está ampliamente difundida hoy en día. Seamos siempre conscientes, que sin la gracia de Dios seremos "cuitados, miserables, pobres, ciegos y desnudos". Mas bien mantengamos santo el altar y prestemos atención a las advertencias del Espíritu Santo que siempre nos exhorta sobre los peligros de este tiempo!.

Cuando los israelitas atravesaron el desierto, Coré y algunos de los más distinguidos se levantaron contra la conducción espiritual de los sacerdotes establecida por Dios; reprocharon a Moisés y a Aarón lo siguiente: "Basta ya de vosotros .Porque toda la congregación todos ellos son santos, y en medio de ellos está el Señor; ¿por qué, pues os levantáis vosotros sobre la congregación del Señor?" (Números 16:3)

Hoy en día, el Señor también reconoce a los suyos en la obra conducida por los apóstoles de Jesús y perfeccionará, en consecuencia su plan de salvación. Con su ayuda podremos enfrentar los peligros de nuestro tiempo y perseverar fieles en el seguimiento hasta la venida de Jesús, para que éste halle fe en la tierra.

Con cariño,<br/> Suyo,

Richard Fehr

 

Palabra del mes

Amar y sufrir

(Octubre 2019) En el espectro de las emociones y los sentimientos humanos, el amor y el sufrimiento forman dos... [Leer más]