Palabra del mes

Almas sanas

Marzo 1998

Ciertamente es el deseo de todos los hombres el estar sanos. ¡Cuántos no dieran una fortuna para ello! La persona sana frecuentemente no es consciente de la riqueza que posee con ello. ¿Qué sucede sin embargo con el anhelo de salud espiritual, de salvación del alma? Con todo eso la persona debería preocuparse de su salud espiritual por lo menos de la misma forma que de su salud corporal. Finalmente el alma vive en eternidad, mientras el cuerpo deja de ser.

Cuando el Señor Jesús iba a través de mercados y ciudades le traían los enfermos. "Y todos los que le tocaban quedaban sanos", dice acerca de ello en el Evangelio de Marcos (Marcos 6:56). En aquel tiempo, aquellos milagros se referían al bienestar de las personas. Jesús sin embargo vino a la tierra para libertar a los hombres del pecado, es decir para concederles salvación espiritual. A ello contribuye cada contacto con el Señor, el cual es posible en múltiples formas.

Así, la aceptación en fe de la palabra de Dios es un contacto de esta naturaleza. "Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado" enseñaba Jesús a sus discípulos (Juan 15:3). Cuando recibimos Gracia y bendición, tenemos de igual manera un contacto con el Señor,quien nos da salud. Y, mediante el festejo de la Santa Cena, tomamos la esencia, el ser y el espíritu de Cristo en nosotros. También nuestras ofrendas, la conexión con los enviados de Jesús y una viva vida de oración son un contactos on el Señor.

Mas sobre todo ello se encuentra el amor de Dios, el cual ha sido derramado a nosotros a través del don del Espíritu Santo. El apóstol Juan lo describió de la siguiente manera: "Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios y Dios en él" (1 Juan 4:16). ¡Qué contacto sin igual!

¡Permitamos sanarnos a través de estos contactos! El alma sana es preparada para la eternidad.

Con cariño,<br/> Suyo,

Richard Fehr

 

Palabra del mes

La verdadera riqueza

(Abril 2019) En Hechos Lucas relata que los Apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús... [Leer más]