Palabra del mes

¡Estamos a vuestra disposición!

Junio 2019

Hace poco, en muchas comunidades, jóvenes cristianos dieron su voto de la confirmación y recibieron la bendición de Dios para el camino de vida que tienen por delante. Los mayores entre nosotros, que hace muchos años o décadas, dimos nuestro voto delante del altar, igual como nuestros jóvenes hoy, con el corazón palpitante,  prometiendo a Dios renunciar al diablo y a todo su obrar y ser, sabemos por experiencia que no siempre conseguimos  cumplir  plenamente  este serio propósito. A veces, el mal era más fuerte que nosotros.  A veces, la temeridad de la adolescencia nos hizo despreocupados, otras veces hicimos caso omiso a advertencias. Pero, a pesar de todo quedamos fieles.

¿Por qué? En primer lugar naturalmente porque Dios tuvo misericordia con nosotros. Pero también porque tuvimos una comunidad que nos llevaba, y en la cual nos sentimos amados y comprendidos. Cuando ahora vemos a nuestros hermanos jóvenes, recién confirmados, pensemos siempre: También ellos necesitan la comunidad para cumplir su voto. Y cuando alguna vez no lo consiguen, es cuando necesitan la comunidad aún más. Los miembros en el cuerpo de Cristo se sirven los unos a los otros y contribuyen al bienestar del otro. ¡Que nuestros jóvenes puedan percibir la solidaridad de su comunidad que los ama!

Impulso de un Servicio Divino del Apóstol Mayor

Palabra del mes

Debe y haber

(Diciembre 2019) La última hoja del calendario nos recuerda que el año finaliza dentro de pocos días,... [Leer más]