Palabra del mes

Una pequeña nube

Junio 2018

A veces uno está a punto de perder los ánimos. Uno ora y ora y no pasa nada. Al menos eso es lo que parece. Pero no viene lo que uno espera. Como con Elías, quien, estando en el monte Carmelo, pedía que lloviese. Suplica a Dios, con la cabeza entre sus rodillas. Una vez, dos veces, tres veces. Cada vez envía a su siervo para que vaya a mirar si ya suben nubes desde el mar. Y cada vez, la contestación es la misma: No se ve nada. Cuatro veces, cinco veces, seis veces, y siempre la misma respuesta: No se ve nada. Después de la séptima oración, el siervo viene con la noticia: Una pequeña nube, del tamaño de la mano de un hombre, está subiendo desde el mar.

Una pequeña nube – ¿Es esto la respuesta de Dios a los esfuerzos sobrehumanos de Elías? ¡Sí! Porque de esta pequeña nube, poco después sale una fuerte lluvia.

¡Por favor, no te dejes desanimar cuando tus oraciones aparentemente no tienen los efectos deseados! Sigue orando y busca esta pequeña nube que te indica: ¡La ayuda viene! ¡La bendición viene! ¡De repente estará aquí!

Impulso de un Servicio Divino del Apóstol Mayor

Palabra del mes

Investigación sobre conflictos

(Octubre 2018) A muchas personas les falta la paz interior. No tienen paz en su corazón. Seguramente todos ya... [Leer más]