Palabra del mes

Mostrar debilidad

Agosto 2017

Quien quiere tener influencia y éxito en la vida, no puede mostrar debilidades. Esto ya se aprende en el patio de la escuela. ¡Sé fuerte! ¡Y si no lo eres, al menos haz ver como si lo fueras! Algunos se han acostumbrado tanto a mostrar fuerza, que ni siquiera quieren admitir sus debilidades. Y esto no solamente es una enfermedad de ejecutivos. También hay hijos de Dios que les cuesta mucho mostrar debilidades y admitirlas.

Siempre alegre, siempre fuerte en la fe, siempre fiel en el seguimiento, siempre dispuesto a la reconciliación, etc.

Falta de fe, dudas, fracasos... no, yo no. Pero, ¿quién puede decir de sí mismo que siempre está en la cumbre de la fe, que nunca se debilita, nunca está destrozado, nunca fracasa miserablemente?

El problema en sí, de esta actitud de sacarse de la cabeza sus propias debilidades,  no es que uno se hace más grande de lo que es efectivamente. Lo grave es que con ello uno rebaja el valor de la gracia. Porque tan solo el que es consciente de sus debilidades sabe valorar correctamente la grandeza de la gracia. Un tal tampoco vacilará en decir: „¡Señor, creo, ayuda mi incredulidad! “

Impulso de un Servicio Divino del Apóstol Mayor

Palabra del mes

Navidad – Fiesta de la omnipotencia de Dios

(Diciembre 2017) La Navidad es la fiesta del amor, de la alegría, de la paz y de la contemplación. Para los que... [Leer más]