Palabra del mes

Aislamiento

Junio 2017

La diversidad de las personas puede resultar enriquecedora y provechosa. Uno puede alegrarse de la diversidad de los caracteres, talentos y experiencias de vida y ampliar el  horizonte.  

Pero la diversidad también puede considerarse como una exigencia. Hay que adaptarse, aceptar diferencias, soportar tensiones, cuestionar lo habitual y buscar aspectos comunes.  Esto requiere fuerza, esfuerzo y dedicación. Y no se puede descartar que las diferencias lleven a conflictos. Muchos ven la solución, hoy en día, en apartarse de los demás: separación en lugar de comunión, aislamiento en lugar de apertura. Mejor quedarse solo, entonces uno tiene tranquilidad.

Pero la comunidad tan solo funciona como comunión. Si bien esto represente exigencias  para algunos, retirarse no es la solución. Sólo en la comunión puedo vivir la riqueza de la fe, sentir la fuerza del amor, tener una vista para lo importante y no corro el peligro de verme como el ombligo del mundo o de la Iglesia.  Tan solo en la comunión se puede vivir la alegría contagiosa que se produce cuando todos juntos alaban y honran a Dios. Y tan solo en la comunión puedo llegar a la terminación, solo no lo lograría.

Impulso de un Servicio Divino del Apóstol Mayor

Palabra del mes

Anunciar su gloria

(Noviembre 2017) El lema del año „Gloria a Dios, nuestro Padre“ nos acompaña durante todo el año – incluso en toda... [Leer más]