Palabra del mes

Gloria a Dios, nuestro Padre

Enero 2017

“Gloria a Dios, nuestro Padre”, así dice la epístola de Pablo a los Filipenses. Es un pensamiento antiquísimo el de glorificar al Dios que hizo y creó todo, es decir, alabar públicamente su poder y anunciar a gran voz su inconmensurable bondad. Y a pesar de ello, los hombres se apartaron una y otra vez de esta conducta. Por el contrario, ¡hacen responsable a Dios de todas las necesidades de su vida!

Mi llamamiento hoy dice: ¡Demos la gloria a Dios, nuestro Padre!

Esto no sólo debe ser la consigna para 2017, sino que debe determinar nuestro camino de la vida y de la fe.

Glorificar a Dios, el Padre, ¿cómo puede acontecer? Menciono como ejemplo tres tareas:

1.      ¡Reconozcamos la grandeza de Dios! Él es el Creador, todo viene de Él, tanto la creación visible como toda la historia de la salvación. Nos ha sido encomendado tratar a su creación con sabiduría y bondad. Aunque Dios dio los recursos naturales, la responsabilidad de su distribución y conservación nos corresponde a nosotros, los seres humanos.

2.      Agradezcámosle por sus dádivas, haciendo su voluntad, incluso si esto hiciera más difícil nuestra vida. Ofrezcámosle ofrendas. Confiemos en Él más que lamentarnos por nuestras preocupaciones. Él se ocupa de nosotros, a pesar de que somos pecadores. Por otra parte, también nosotros respetemos la dignidad de cada ser humano. ¡Dios es el Padre de todos! Damos gloria a Dios, si también pedimos por la salvación de aquellos que nos han herido.

3.      Anunciemos su gloria, comportándonos como hijos de Dios. Delante de Dios somos como niños: nosotros sabemos poco y Él sabe todo. Es necesario reconocer su autoridad y ponernos gustosos a su servicio. Esto no es para nosotros una limitación de nuestra propia libertad, sino una fuente de bendición.

Demos a Dios, nuestro Padre, la gloria: Él es más grande que todo; nada puede impedirle darnos su reino. Su vida, que ha colocado en nosotros, debe desarrollarse. Así contribuiremos a la unidad entre sus hijos sabiendo que para todos solamente hay un Dios y Padre, “el cual es sobre todos, y por todos, y en todos”.

El programa de tres puntos para este año 2017 dice:

  • Reconozcamos la gloria de Dios, el Padre, en sus obras
  • Agradezcámosle por el bien que ha hecho.
  • Anunciemos su gloria, comportándonos como hijos de Dios.

En este sentir, ¡os deseo mucha alegría y bendición de Dios en el nuevo año!

Jean-Luc Schneider

Palabra del mes

Mostrar debilidad

(Agosto 2017) Quien quiere tener influencia y éxito en la vida, no puede mostrar debilidades. Esto ya se aprende... [Leer más]