Palabra del mes

Con las armas de Dios

Septiembre 2016

La historia de Gedeón seguramente es conocida por muchos: Con un gran ejército, Gedeón entró en guerra contra los madianitas, los enemigos de Israel. Su ejército contaba con 32 000 soldados. Dios le dijo: „El pueblo que está contigo es mucho“. Y le mandó reducir el número de los soldados, hasta que al final solamente quedaron 300 hombres. Esta pequeña tropa además debía renunciar a armas normales y llevar tan solo trompetas y teas consigo.

Esto iba contra toda razón. ¿Cómo se podía luchar con teas y trompetas contra un enorme ejército de enemigos? Pero Gedeón temía a Dios y pensó: Si Dios nos ordena luchar con estas armas, también venceremos con ellas. Desde el punto de vista humano era una locura, pero como Gedeón tenía temor de Dios y confiaba en Él, fue a la batalla con estas pobres armas – y venció a los enemigos, porque Dios le dio la victoria a Gedeón.

Dios quiere que luchemos con sus armas, no con armas terrenales. Los hombres quieren luchar con fuerza y poder. Y el fuerte quiere salir como vencedor de la lucha. Pero Dios dice: ¡Deja estas armas de lado, utiliza el arma de la oración, el arma de la obediencia frente a los mandamientos, el arma de la disposición al perdón, el arma de la paciencia y del amor de Dios!

Empleemos las armas de Dios contra los ataques. Quizás esto nos parezca absurdo de entrada, pero funciona. ¡Intentémoslo!

Jean-Luc Schneider

Palabra del mes

La verdadera riqueza

(Abril 2019) En Hechos Lucas relata que los Apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús... [Leer más]