Palabra del mes

Guardados del mal

Marzo 2016

El hombre está expuesto a muchas influencias, en particular por parte de su entorno. El mundo, donde nace, crece y hace sus experiencias marcan su ser y su personalidad – tanto en lo bueno como en lo malo. Aún cuando uno se esfuerza mucho, no siempre podrá evitar las influencias negativas.  

El mal que todavía reina en este mundo y tiene poder sobre los hombres no se puede simplemente eliminar o neutralizar – ello va ejerciendo su influencia. Pero no estamos totalmente indefensos ante ello. En su oración pontifical, Jesús pidió a su Padre: ¡Guárdalos del mal! Esto significa, que si bien todavía vivimos en  el campo de actuación del mal, ello no puede llegar a ser peligroso para nosotros. Su influencia sobre nosotros es limitada, ya que la fuerza que Cristo otorga al creyente ayuda a resistir al mal a través de su palabra y los Sacramentos.  Con esta fuerza somos capaces a decir no al mal. Incluso somos capaces a contraponer lo bueno al mal y de vencerlo con el bien.

Todavía está vigente la promesa: „Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal“ (2ª Tes. 3:3). Como que esto es así, el mal ya no tiene influencia sobre nuestra relación con Dios.  Y cada vez debería tener menos influencia sobre la relación con nuestro prójimo.

Impulso de un Servicio Divino del Apóstol Mayor

Palabra del mes

El lenguaje

(Julio 2019) El lenguaje dice mucho sobre una persona. La manera como habla, las palabras que usa, la manera de... [Leer más]