Palabra del mes

Alabanza – una misión para toda la comunidad

Octubre 2015

La Iglesia de Cristo tiene la misión de presentar adoración y alabanza a Dios. Todos los creyentes que Jesucristo ha unido y que forman parte de su Iglesia tienen la misión de alabar y ensalzar a Dios. Cada uno, como individuo, en su vida personal, siendo cristiano, viviendo su fe, y todos juntos como comunidad en el Servicio Divino. Cada Servicio Divino es una alabanza conjunta de Dios.

La alabanza de Dios y la adoración a su Majestad no terminarán nunca. También en la nueva creación alabaremos y ensalzaremos a Dios. Todas las demás tareas y misiones de la Iglesia  se verán cumplidas y llegarán a su final. Pero ésta seguirá. Si tenemos presente esto, la alabanza adquiere una nueva dimensión: Somos una parte de la Iglesia para glorificar a Dios.  Si cada uno está consciente de esto y ve en ello su misión en la comunidad, muchos problemas se solucionarán por sí solos. Entonces a nadie se le ocurrirá, por ejemplo, querer imponer sus pensamientos y sus ideas a los demás.  Una comunidad que se reúne en adoración y alabanza no se presta como escenario para vanidades personales.  

La alabanza conjunta es un indicador seguro de la unión. Dios quiere que trabajemos juntos en esto y que seamos un buen ejemplo para que se vea cumplida la misión de la Iglesia: Crear para todos el acceso a la salvación en Cristo, anunciar el Evangelio y presentarle a Dios la alabanza debida. Sabemos que esto no lo conseguiremos solos. Para ello nos necesitamos los unos a los otros.

Impulso de un Servicio Divino del Apóstol Mayor

Palabra del mes

Adaptación

(Mayo 2019) Para que una comunidad funcione es necesario un mínimo de adaptación. Cuanto más variadas sean las... [Leer más]