Palabra del mes

Alabanza – una misión para toda la comunidad

Octubre 2015

La Iglesia de Cristo tiene la misión de presentar adoración y alabanza a Dios. Todos los creyentes que Jesucristo ha unido y que forman parte de su Iglesia tienen la misión de alabar y ensalzar a Dios. Cada uno, como individuo, en su vida personal, siendo cristiano, viviendo su fe, y todos juntos como comunidad en el Servicio Divino. Cada Servicio Divino es una alabanza conjunta de Dios.

La alabanza de Dios y la adoración a su Majestad no terminarán nunca. También en la nueva creación alabaremos y ensalzaremos a Dios. Todas las demás tareas y misiones de la Iglesia  se verán cumplidas y llegarán a su final. Pero ésta seguirá. Si tenemos presente esto, la alabanza adquiere una nueva dimensión: Somos una parte de la Iglesia para glorificar a Dios.  Si cada uno está consciente de esto y ve en ello su misión en la comunidad, muchos problemas se solucionarán por sí solos. Entonces a nadie se le ocurrirá, por ejemplo, querer imponer sus pensamientos y sus ideas a los demás.  Una comunidad que se reúne en adoración y alabanza no se presta como escenario para vanidades personales.  

La alabanza conjunta es un indicador seguro de la unión. Dios quiere que trabajemos juntos en esto y que seamos un buen ejemplo para que se vea cumplida la misión de la Iglesia: Crear para todos el acceso a la salvación en Cristo, anunciar el Evangelio y presentarle a Dios la alabanza debida. Sabemos que esto no lo conseguiremos solos. Para ello nos necesitamos los unos a los otros.

Impulso de un Servicio Divino del Apóstol Mayor

Palabra del mes

Amado Dios, ¡haz algo!

(Marzo 2019) A veces uno desearía que Dios interviniera con potencia en la historia: Un acto espectacular, una... [Leer más]