Palabra del mes

Aflicciones

Agosto 2015

¿Cómo puede ser que en una obra que Dios mismo ha empezado, que Él conduce y guía, donde su Espíritu da los impulsos y la orientación y que se está acercando a su terminación, en todas partes se registren dificultades y se tiene que observar un desarrollo desilusionante? Cada vez hay menos asistencia a los Servicios Divinos, las comunidades decrecen, el entorno se vuelve cada vez más difícil, donde el Evangelio y el mensaje del inminente retorno de Cristo encuentra cada vez menos resonancia.

Uno podría pensar que la novia de Cristo debería acercarse a su novio Jesucristo de forma triunfante, en una carrera gloriosa, a cuyo fin espera la corona.

Pero si tomamos en serio las palabras de Pablo y Bernabé, la cosa tiene un aspecto muy diferente: „Es a través de muchas aflicciones que hemos de entrar al reino de Dios.“ No es ninguna marcha triunfal, sino fatiga y aflicción: Se hace siempre más difícil guardar la fe, cuesta más esfuerzo quedar fiel. Sobre una decepción viene otra. Uno ya no entiende lo que pasa.  Uno no encuentra contestación ni explicación de por qué las circunstancias están como están.  Uno ve esto en su área personal, en la comunidad y también en la Iglesia en su totalidad.

¿Por qué? Porque la Iglesia va por el mismo camino que el Señor. Antes de la resurrección  hubo la cruz. Pero después de la pasión, la noche de la muerte, llegó el triunfo, la resurrección gloriosa y la ascensión.  Así que no nos dejemos desconcertar por las aflicciones, no importe de la índole que éstas sean.

Impulso de un Servicio Divino del Apóstol Mayor

Palabra del mes

Los mejores puestos

(Agosto 2019) En los medios de información, los rankings son sumamente populares y forman parte de las noticias... [Leer más]