Palabra del mes

Carga innecesaria

Julio 2015

Con motivo de una estancia en África pude observar algo extraño. Estábamos viajando en una camioneta cuando vimos al lado de la carretera a una mujer anciana, que llevaba una gran carga encima de su cabeza. „Pobre mujer, como se debe cansar…“, pensamos y paramos para ofrecerle llevarla en la camioneta. Ella aceptó agradecida y subió a la superficie de la carga.  Lo que sucedió luego me sorprendió mucho y me hizo reflexionar. La mujer se sentó en el banco en la superficie de la carga, pero durante todo el trayecto seguía con la carga colocada en su cabeza.

Si reflexionamos sobre esta conducta nos daremos cuenta de que no es nada inusual.  Dios nos quiere ayudar.  Nos ofrece quitarnos cargas y liberarnos de preocupaciones.  Quiere que soltemos todo aquello que nos dificulta el trayecto en nuestro camino de fe y de vida y nos deprime a menudo. ¿Y qué hacemos nosotros?  En lugar de echar todas nuestras preocupaciones sobre Él, seguimos cargando con ellas. Queremos que nuestros prójimos vean cuan cargados estamos. En lugar de confiar plenamente en Dios y contar con su ayuda, nos aferramos a nuestros temores. Preferimos no poner demasiada esperanza para luego no ser decepcionados.

En lugar de perdonar al prójimo cuidamos nuestras decepciones y el recuerdo de las injusticias sufridas. Nos gusta que los demás nos compadezcan. En lugar de enterrar el pasado, uno se revuelca en la autocompasión: “¡Hay que ver todo lo que tengo que sufrir!” Haciendo esto uno no se da cuenta de que las cosas podrían ser mucho más fáciles y llevaderas.

Impulso de un Servicio Divino del Apóstol Mayor

Palabra del mes

El lenguaje

(Julio 2019) El lenguaje dice mucho sobre una persona. La manera como habla, las palabras que usa, la manera de... [Leer más]