Palabra del mes

¿Qué hago con ello?

Mayo 2015

Hacer un regalo con ocasión de la confirmación no siempre es fácil – la chica, el chico ya no son niños, pero tampoco adultos y sus deseos y preferencias cambian de un momento a otro. Un regalo que le había producido mucha alegría al confirmante, poco después ya no tiene importancia para el adolescente, porque a sus quince años ya no se siente niño. Por esta razón, como regalo de confirmación a menudo se les da dinero a los jóvenes para que ellos mismos se compren algo que les haga ilusión. Luego, la tía o el abuelo preguntan: „¿Qué te has comprado con el dinero?“ Uno quiere saber qué ha hecho el niño con el dinero regalado.

En cada Servicio Divino recibimos un regalo. Es algo muy valioso y cada uno puede aplicarlo y emplearlo individualmente para sí mismo: la fuerza de la Santa Cena. Nadie nos pide cuentas sobre lo que hacemos con ello. Pero nosotros mismos nos deberíamos plantear la pregunta: ¿qué hago con este regalo? A lo mejor tenemos la ocasión para aplicar la fuerza de la Santa Cena ya el lunes en una situación concreta: cuando sufrimos una injusticia, cuando entramos en una prueba. Entonces nos concentramos en la fuerza de la Santa Cena y aguantamos, siendo conscientes de que con la ayuda del Señor vamos a superar esta situación. O cuando fracasamos una y otra vez en el intento de hacer algo de otra manera y mejor, entonces lo intentamos de nuevo y comenzamos de nuevo.

Existen infinidad de posibilidades para emplear la fuerza recibida con la Santa Cena. ¡Haz algo con ello!

Impulso de un Servicio Divino del Apóstol Mayor