Palabra del mes

Responsabilidad frente a las generaciones futuras

Febrero 2015

¿Todavía tienen futuro las Iglesias? ¿Ha pasado a la historia la fe cristiana en Europa? Muchas personas se plantean estas preguntas. La contestación es muy clara: La Iglesia de Cristo permanecerá hasta el final. Esto resulta del encargo, que el Señor dio a Pedro en su tiempo: „… sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella“. (Mt 16:18). Él cuidará que se pueda anunciar su palabra y que los Sacramentos puedan ser dispensados para que los hombres se preparen para su venida. Pero es responsabilidad nuestra transmitir la fe a aquellos que vienen después de nosotros.   

„Esta promesa es para vosotros y vuestros hijos“– estas palabras de la Santa Escritura son una promesa y un encargo al mismo tiempo: Queridos padres, vosotros tenéis la responsabilidad y tenéis que cuidar que vuestro patrimonio espiritual se transmita a vuestros hijos.  

Hoy en día es habitual que los padres deleguen muchas cosas a otros: a los centros educativos, a la Iglesia, al maestro de la escuela dominical, etc. Pero en primer lugar, son los padres los responsables de sus hijos. Los padres se tienen que tomar el tiempo para transmitir la promesa de la salvación a sus hijos, aunque su agenda esté llena. Hay que llevar a los hijos a la escuela de música, al deporte, recogerlos del tenis, etc. No hay nada en contra de esto, pero ¿no deberíamos tomarnos más tiempo para cuidar de la vida eterna de nuestros hijos?

Transmitir la fe también significa formar la Iglesia de mañana. ¿Qué imagen transmitimos a nuestros hijos de la Iglesia? ¿Cómo hablamos sobre nuestra Iglesia? Esto ya empieza en casa. ¿Cómo hablamos sobre los portadores de ministerio? ¿Cómo hablamos sobre los hermanos? ¿Qué comentas cuando hablas en casa sobre la Iglesia? ¡Esta es la información que tus hijos reciben de ti! ¡Esta es la imagen que transmites a tus hijos!

Impulso de un Servicio Divino del Apóstol Mayor