Palabra del mes

¿Respuesta a todas las preguntas?

Enero 2015

En algunos círculos cristianos prevalece la opinión de que la Biblia contiene respuestas a todas las preguntas y que uno puede sacar de ella instrucciones exactas sobre cómo actuar en cualquier situación de la vida. Quien argumenta así, bien podría justificar la pena de muerte, con la Biblia en la mano.  El problema aquí es que uno saca una palabra de la Biblia, hace un dogma de ella y construye sobre ella todo un edificio de doctrina. En el pasado, nosotros también lo hicimos así algunas veces. Hoy, sin embargo, tenemos una comprensión diferente de la Santa Escritura: Hay que verla como un todo. Muchas cosas del Antiguo Testamento solamente se pueden entender correctamente cuando uno las lee con la luz del Nuevo Testamento y de la doctrina de Jesús.  Entonces uno ve claramente que no todas las afirmaciones bíblicas tienen el mismo significado. Por ejemplo hay que diferenciar entre lo que es necesario y decisivo para la salvación y lo que está sujeto a la época en una situación histórica concreta y que tenía validez para las personas que vivían entonces.  

Nosotros no formamos parte de aquellos que piensan que Dios se pronuncia en la Biblia sobre todas las situaciones y que todo tiene la misma validez, el mismo rango y el mismo significado. Pero también está claro que la Biblia no es un libro para la librería de antigüedades, sino que es tan actual hoy como ayer. Un libro para nuestro tiempo, también para la vida de los cristianos en el siglo 21. Vale la pena leerla.

Impulsos de un Servicio Divino del Apóstol Mayor

Palabra del mes

Una cuestión de valoración

(Septiembre 2019) El que pronuncia una oración quiere poner algo en movimiento. Cuando presentamos una preocupación... [Leer más]