Palabra del mes

Confesión de fe y catecismo

Agosto 2010

En casi todas las comunidades religiosas existe una confesión de fe. Sus funciones son diversas: por una parte es la expresión de la comunidad que se da por esta fe; y por otra recapitula los puntos esenciales de la doctrina de fe implicando la obligación de aplicarla, y cita verdades básicas de la fe.

De la misma manera, nuestra Iglesia también formuló una confesión de fe hace algo más de 100 años. Ha habido varias revisiones, la última en 1992.

En el pasado reciente algunas declaraciones doctrinales han cambiado en nuestra Iglesia. Quiero recordar la modificación de nuestra definición del bautismo.  Por esta razón me parecía necesario pedir a una comisión que revisara los artículos de nuestra confesión de fe. Se ha encontrado rápidamente que era deseable una precisión de nuestros diez artículos de la fe. Así que se han verificado conscientemente sus formulaciones para adaptarlas cuando esto era necesario. 

La estructura base de los artículos de nuestra fe ha quedado sin cambios. Los primeros tres artículos corresponden a lo que se llama el ”Símbolo de los Apóstoles” (Credo apostólico), el cual se tiene en alta consideración en el seno de las iglesias cristianas. El cuarto enfatiza más que hasta ahora, que Jesucristo gobierna su Iglesia. De Él dependen todas las cosas, también el envío de los Apóstoles.  El quinto artículo precisa nuestra concepción de la fe con respecto a otros ministerios. Los artículos del seis al ocho tratan de los sacramentos, a destacar el artículo seis que expone la nueva definición del Santo Bautismo con agua. El artículo noveno desarrolla nuestra esperanza respecto al futuro y el décimo ha quedado sin cambios.

Los artículos de la confesión de fe nos dan seguridad; ellos contienen de forma concisa las verdades básicas de la fe. De ello resulta inevitable que no todos los aspectos de la doctrina se hayan presentado de manera exhaustiva. Particularmente, estos artículos de nuestra confesión de fe no dicen cuál es nuestra posición frente a otras convicciones cristianas.

Quiero recordar, como he subrayado tantas veces, que Dios siempre actúa de forma soberana. No podemos excluir la posibilidad para Dios de actuar, en ciertos casos, fuera de reglas y ordenanzas que nosotros conocemos. En publicaciones complementarias se darán explicaciones más precisas con respecto a nuestra posición.

Además, la confesión de fe será presentada de forma más amplia extensa en un libro que describirá en detalle las declaraciones doctrinales de nuestra Iglesia. Esta nueva obra, que se espera que sea terminada en 2012, estará destinada principalmente a los miembros de nuestra Iglesia; pero constituirá también la base para una mejor comprensión de la doctrina de la Iglesia Nueva Apostólica para todas las personas interesadas y para las demás instituciones.

Después de reflexionar detenidamente los Apóstoles de Distrito, los autores y yo, hemos llegado a la conclusión de que este libro deberá llevar el título: “Catecismo de la Iglesia Nueva Apostólica”. Este concepto puede sonar curioso para ciertos oídos, pero se trata de una obra, que presenta la doctrina de fe de manera detallada, y un libro tal es designado correctamente con el término “catecismo”. Hasta ahora disponemos del librito “Preguntas y respuestas”, el cual será reemplazado, en 2012 según las previsiones, por el “Catecismo de la Iglesia Nueva Apostólica”.

Wilhelm Leber

Palabra del mes

Servir significa ser testigo

(Noviembre 2014) En su tiempo, el Señor atravesó la región de Galilea con sus discípulos. Les enseñó que debería... [Leer más]