Palabra del mes

Mostrar gratitud

Abril 2009

Es desde unos inicios muy modestos que la Obra de Dios se ha desarrollado para llegar a ser la Iglesia de Jesucristo, que ahora está repartida por todo el mundo. Este desarrollo no es debido a los esfuerzos realizados por algunos hijos de Dios creyentes, sino solamente a la bondad y la gracia del Señor. En el libro de los Hechos de los Apóstoles, escrito por Lucas, se cuenta como a partir de unos pocos discípulos nació una comunidad en constante crecimiento: esto era siempre gracias al activar del Espíritu Santo. El Señor dijo a sus discípulos: « Vosotros no me habéis elegido, sino yo os he elegido a vosotros. » Esto significa que toda la iniciativa viene de Él. Y esto no solamente era el caso entonces, sino lo sigue siendo también en nuestros días. Sin su bendición, sin su ayuda, nada sería posible, pero con su bendición y su ayuda, todo es posible.

Un día de bendición especial es, por ejemplo, el día de la confirmación: Nuestros hermanos y hermanas jóvenes pronuncian su voto de confirmación, y el Señor pone su bendición sobre ellos.

Permítanme que ponga la pregunta siguiente: ¿Cómo podemos mostrarnos agradecidos por ello? Es bueno decir: « Señor, te estoy agradecido », pero el verdadero agradecimiento no se acaba en estas pocas palabras. Pensemos un poco en la manera como se educa a un niño. Sus padres ciertamente se alegrarán si dicen que les están agradecidos, pero les gustaría también que los niños les muestren su gratitud.  Es que uno tiene que hacer algo, tiene que dar prueba de su gratitud mediante su comportamiento. Queremos hacer esto también frente a Dios: Queremos mostrarle mediante nuestro comportamiento que le estamos agradecidos.

Lo podemos hacer ofrendándole. Quien verdaderamente está agradecido al Señor le hace ofrendas. En este contexto no pienso solamente en el diezmo que damos de buen grado, sino también en sacrificios de tiempo.

El que está agradecido pone sus dones al servicio en la Obra de Dios y quiere aportar su ayuda; no se mantendrá al margen. Bien al contrario, contribuirá de manera que la comunidad sea hermosa y que todos se sientan bien.

El agradecimiento se muestra de manera visible. Se habla de los bienes que el Señor hace: de sus caminos y de su maravillosa conducción y de los milagros de su gracia que nos hace vivir. En general, los seres humanos adoptan una actitud bien diferente: hablan entre ellos sobre cosas malas, sobre los errores cometidos por los demás o se quejan de las circunstancias.  Esto no tiene sentido y no contribuye en nada a que cambien las circunstancias.  ¡Cuán hermoso es, por el contrario, expresar nuestro agradecimiento! Queremos pues, agradecer al Señor y mostrarle también nuestra gratitud.

(De un Servicio Divino del Apóstol Mayor)

Palabra del mes

Amar y sufrir

(Octubre 2019) En el espectro de las emociones y los sentimientos humanos, el amor y el sufrimiento forman dos... [Leer más]