Palabra del mes

Para el Año Nuevo

Enero 2009

En nuestros días se ha generalizado la costumbre de asociar un determinado tema a cada año. Así por ejemplo el año 2008 era designado como el año de la matemática en Alemania, y en Europa como el año del diálogo intercultural. Con ello se pretende fijar prioridades y dar nuevos impulsos en muchos dominios de la vida terrenal.

Por mi parte, no me libro del pensamiento de poner para nuestra Iglesia un tema especial para el año 2009, el cual desearía que nos ocupara especialmente. Todos juntos queremos hacer del año 2009 un año de la integración en la comunión fraternal. ¡Que esto sea a la vez una prioridad y un impulso!

Queremos integrarnos en la comunión fraternal

  • con nuestra comprensión por el prójimo,
  • con nuestra participación en el marco de las numerosas actividades en nuestra Iglesia.

En nuestros días es indispensable para nosotros tener comprensión mutua, para poder pasar por alto nuestras diferencias: aquí y allá hay diferentes puntos de vista entre las generaciones, también a veces entre hermanos que tienen un ministerio y otros que no lo tienen, entre los conservadores y los progresistas. Quisiera exhortar a todos de tener mucha comprensión los unos con los otros y para las motivaciones de otro. Si el Espíritu Santo reina en nosotros no debería faltarnos. A la hora del derramamiento del Espíritu Santo en Pentecostés, una de las características espectaculares era la supresión de las barreras lingüísticas : en la multitud de la gente presente, cada individuo entendía la prédica en su idioma. De esta manera el Espíritu Santo puede suprimir las barreras y producir una profunda comprensión mutua. ¡Queremos rogar al Espíritu Santo que nos lo deje lograr !

Luego se trata para nosotros de colaborar en la Obra del Señor. Queremos aportar nuestros dones a su servicio. A veces se oye decir que esto es difícil en las comunidades. Tengo la impresión, que a veces hay falta de comprensión los unos por los otros. Si tenemos esta comprensión, también encontraremos una vía para poder aportar nuestra participación.

Si todos nosotros nos integramos en este sentido en la comunión fraternal, entonces crearemos este ambiente agradable, en el cual cada uno se sentirá a gusto. Mi deseo es que en todas las comunidades llegara a reinar un ambiente así.

Deseo a todos un Año Nuevo 2009 ricamente bendecido,

Wilhelm Leber

Palabra del mes

La verdadera riqueza

(Abril 2019) En Hechos Lucas relata que los Apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús... [Leer más]