Palabra del mes

El Señor sabe todas las cosas

Agosto 2007

En el Antiguo Testamento algunas veces dice que el Señor bajó a la tierra para observar ciertas circunstancias de más cerca. Se habla de Sodoma y Gomorra, dos ciudades dominadas por el pecado. El Señor dijo a Abraham que descendería para ver lo que pasaba allí. (Génesis 18:21).

También en la construcción de la torre de Babel se puede leer lo mismo: «Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre… » (Génesis 11:5).

Son descripciones imaginadas de Dios, que corresponden a los conceptos del Antiguo Testamento; son intentos humanos para describir la acción de Dios y hacerla comprensiva. Detrás de ello hay un pensamiento consolador: El Todopoderoso no depende de informaciones aportadas; Él sabe todas las cosas y las juzga según su punto de vista divino. El sabe cada día cual es la situación de cada individuo. O para expresarlo empleando la misma imagen: El desciende personalmente para ver y sondear exactamente lo que hay en tu alma, qué pensamientos, preocupaciones y necesidades oprimen a los hijos de Dios. El Señor sabe todas las cosas: ¡Esto es consuelo verdadero!

Estoy convencido que el Señor nos conoce mucho mejor que nosotros mismos nos conocemos.

No podemos fingir delante del Señor. En lo que respecta a los seres humanos, las cosas a veces parecen un poco diferentes. Se fían quizá de lo que saben de oídas, reaccionan y después tienen que darse cuenta que las cosas no son como se les había dicho, que los han engañado o bien que se han equivocado.

El Señor no engaña, todo está claro. Solamente hay luz. Queremos exponernos a esta luz en cada Servicio Divino y dejar que penetre en nosotros. ¡Que siempre  conmueva nuestra alma, la alegre y nos de paz y gozo!

(De un Servicio Divino del Apóstol Mayor)

Palabra del mes

La paja en el ojo del prójimo

(Febrero 2019) Parece ser una característica del ser humano, ser más generoso hacia sí mismo que hacia los demás.... [Leer más]