Palabra del mes

„¡He aquí, yo vengo pronto!“

Diciembre 2006

En el Apocalipsis de Juan hay una palabra rica en significación, que evoca de manera directa la venida de Jesucristo: „He aquí, yo vengo pronto, y mi galardón conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra.“ (Apocalipsis 22,12).

La frase comienza con la palabra „¡He aquí!“, una palabra que encontramos muy a menudo en la Santa Escritura. Es una exhortación para estar especialmente atento para observar las cosas que pasan al rededor nuestro.

En el momento del nacimiento de Jesucristo, los ángeles aparecieron a los pastores, dándoles la buena noticia: „He aquí, os anuncio una buena nueva, hoy os ha nacido el Salvador“. Juan el Bautista, dirigiéndose al Señor dijo: „He aquí, el cordero de Dios, que quita el pecado al mundo“.  Todas estas palabras destacadas están impregnadas de fuerza y de peso. El Señor Jesús por su parte dijo: „He aquí, os lo he dicho antes“. Otra vez nos encontramos con esta palabra „He aquí“, exhortándonos de ver las cosas bajo la luz divina. O también en esta bella promesa que dio a sus Apóstoles: „He aquí, estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo“. De nuevo una indicación: ¡Mira lo que hace el Señor!

„¡He aquí, yo vengo pronto!“ – ¡Mira las circunstancias! ¡El Señor viene! Esto lo creemos firmemente. Las circunstancias se agravan, el día del Señor se acerca de manera imparable.

Miremos a la cristiandad en general: Cada vez se debilita más y más. No solamente en las señales exteriores y en el número de personas que confiesan el cristianismo, sino también en la importancia que los cristianos ponen en la fe. Ser cristiano cada vez tiene menos importancia en la vida de los hombres. Hoy en día – al menos en nuestra parte del mundo – las iglesias son percibidas como instituciones de las que se desconfía cada vez más. ¡Mira pues, cómo son las circunstancias hoy en día! Yo por mi parte veo en ellas una señal de que todo se agrava y empuja hacia el día del Señor.

¿Y cómo es con nosotros?

¡Mira que se hace cada vez más difícil guardar la fe! Esto lo sentimos en nuestra vida. Ya no es tan fácil quedar en el camino; estamos expuestos a tantas influencias. Cada vez comprendo mejor la palabra del Señor Jesús: „Pero cuando vengo el Hijo del Hombre ¿hallará fe en la tierra?“ (Lucas 18:8). Esta pregunta está plenamente justificada.  

¡El Señor viene! Esto no se puede parar, y esto también es nuestra consolación, nuestra alegría, porque estamos esperándolo. Cierto es que nadie puede decir: El Señor viene dentro de cinco días. Nadie puede decir la fecha. Esto también es bueno así. Sólo Dios, en su potencia, sabe cuánto tiempo falta todavía. – Pero: „¡He aquí, yo vengo pronto!“. Queremos reconocer cuánto las circunstancias que nos rodean se agravan e inscribirlo en nuestro corazón.

 (De un servicio divino del Apóstol Mayor)

Palabra del mes

El lenguaje

(Julio 2019) El lenguaje dice mucho sobre una persona. La manera como habla, las palabras que usa, la manera de... [Leer más]