Palabra del mes

Mayo 2019: Adaptación

Para que una comunidad funcione es necesario un mínimo de adaptación. Cuanto más variadas sean las necesidades y las características de los hombres que forman una comunidad, sea en la familia, en el trabajo o en un grupo que se ha formado al azar, tanta más adaptación se requiere de cada uno. Adaptación en el sentido de consideración de las diversas necesidades y deseos, pero también buscando y fomentando las afinidades, lo cual a veces significa renunciar a los propios deseos e ideas.

Para la comunión con Cristo es similar: Sin adaptación no funciona. Pero aquí no se trata de que hombres se adapten los unos a los otros, sino que se adapten a Cristo. Tener comunión con Cristo significa que cada uno se orienta en Él, lo toma como referencia, le quiere agradar, y quiere estar cerca de Él.  Cuanto más se esfuerza cada uno en adaptar su vida, su forma de pensar y de obrar a Cristo y su Evangelio, tanto más fácil se hará entenderse con el prójimo. Ésta es la fuerza de la comunidad de los cristianos.

Impulso de un Servicio Divino del Apóstol Mayor