Palabra del mes

Diciembre 2018: La estrella de la esperanza

En Navidades se utilizan estrellas – hechas de paja, de papel o de material luminoso – como decoración. Dicen que fue la idea del maestro de una escuela misionera, a finales del siglo XVIII, dar a los hijos de los misioneros una ocupación con la confección de estrellas, y de esta forma distraerlos de la tristeza que sentían por estar separados de su familia en los días antes de la Navidad. Estas estrellas se colgaron en las habitaciones de los niños en Navidad. Así surgió la tradición de utilizar estrellas como decoración navideña.  

La clara estrella en la noche oscura – un símbolo de esperanza, que acompaña la Navidad. Con el nacimiento de Jesús surgió una estrella, que dio esperanza a la humanidad: esperanza por redención, esperanza por paz, esperanza por un final del alejamiento del hombre de Dios, esperanza por gracia, esperanza por vida eterna y esperanza por la pronta venida del reino de Dios. Esta estrella de esperanza ilumina hasta hoy con la misma fuerza y señala el camino para salir de la oscuridad del pecado y de la lejanía de Dios – lo que debemos hacer nosotros mismos es andar por este camino.   

Impulso de un Servicio Divino del Apóstol Mayor