Editorial

Por primera vez se ha elaborado una exposición sistemática sobre la doctrina de fe nuevoapostólica. Aunque hasta la fecha ya ha habido literatura describiendo los elementos esenciales de la fe nuevoapostólica, como por ejemplo el libro “Preguntas y respuestas sobre la fe nuevoapostólica" reeditado por última vez en el año 1992, se hicieron más fuertes las voces solicitando una exposición completa de nuestra doctrina. La Iglesia Nueva Apostólica desarrolla sus actividades en numerosos países con diferentes antecedentes culturales, de manera que se hace necesaria una obra básica uniforme a fin de afirmar la unidad en la doctrina a pesar de todas las diferencias.

Me alegro por poder poner a disposición de todos los hermanos y hermanas en la fe, en los 150 años de permanencia de la Iglesia Nueva Apostólica, el presente Catecismo, cuya producción fue iniciada por mi antecesor, el Apóstol Mayor Fehr. También me alegraría si esta obra fuese de interés de los creyentes de otras Iglesias. De todo corazón invito a todos a ocuparse de los contenidos del Catecismo.

El libro expresa convicciones básicas comunes a todos los cristianos. Además se desarrollan en el mismo las particularidades de la fe nuevoapostólica. El Catecismo está escrito en base a la fe para aquellos que tienen fe. Debe destacarse que la Iglesia Nueva Apostólica toma con gran respeto los enunciados doctrinarios de las demás Iglesias en cuanto a todas las diferencias de interpretación.

El Catecismo es una obra básica. Contiene las pautas para la vida de fe nuevoapostólica. Seguramente el presente libro no responderá en detalle todas las preguntas; sí abre muchas posibilidades para el diálogo y el análisis de los temas contemporáneos.

Un grupo de trabajo constituido principalmente por Apóstoles, fue el encargado de elaborar esta obra básica. La asamblea de Apóstoles de Distrito acompañó su trabajo en las etapas esenciales. El presente texto ha sido completado en estrecha conformidad conmigo.

Agradezco de corazón a todos los que fueron partícipes y les expreso mi reconocimiento por el trabajo realizado. Que esta obra pueda ser utilizada con gran bendición y brinde orientación en la fe.

Wilhelm Leber

Zúrich, marzo de 2012