7.4 El ministerio de Apóstol

El término “Apóstol" proviene del griego “apóstolos", que en el Nuevo Testamento significa “enviado".

Jesucristo le concedió directamente a su Iglesia un solo ministerio, que es el ministerio de Apóstol. En su lugar y por su encargo, el ministerio de Apóstol debe edificar la Iglesia y hacer accesible la redención a quienes estén deseosos de salvación. Además, el propósito del ministerio de Apóstol es preparar a los creyentes para el retorno de Jesucristo.

En el cuarto artículo de la fe, el significado del ministerio de Apóstol se describe con las siguientes palabras:

“Yo creo que el Señor Jesús gobierna en su Iglesia y que para ello ha enviado a sus Apóstoles y hasta su retorno aún los envía con el encargo de enseñar, de perdonar pecados en su nombre y de bautizar con agua y con Espíritu Santo."

See also