6.4.3 La Iglesia de Jesucristo y el ministerio

El cuarto artículo de la fe habla de la correlación entre Iglesia y ministerio de Apóstol: “Yo creo que el Señor Jesús gobierna en su Iglesia y que para ello ha enviado a sus Apóstoles y hasta su retorno aún los envía con el encargo de enseñar, de perdonar pecados en su nombre y de bautizar con agua y con Espíritu Santo".

Jesucristo gobierna en su Iglesia. En el tiempo de su fundación y en el tiempo en que acontece la preparación de la novia del Señor para su retorno, Él envía Apóstoles a la tierra, los cuales deben actuar en salvaguardia de su reinado. El ministerio de Apóstol es dado para la totalidad de la Iglesia de Cristo; tiene el encargo de llegar con su actividad a todas las partes de la Iglesia.

Los Apóstoles son enviados a todas las naciones, para enseñar y bautizar. Convocan a todos los hombres, tanto a los no cristianos como a los bautizados que creen en Jesucristo y se profesan a Él como su Señor, a que se dejen bautizar con el Espíritu Santo y se dejen preparar para el retorno de Cristo.

Los Apóstoles dan testimonio de Jesucristo como el que es, el que era y el que ha de venir. De esa manera también hacen referencia a los acontecimientos futuros de la historia de la salvación. La orientación al futuro en comunión directa con Dios constituye un elemento importante en la naturaleza de la Iglesia de Cristo. Es tarea esencial de los Apóstoles difundir el cercano retorno de Cristo y llevar a la novia hacia el Señor (ver 10.1.2).

La novia del Señor – o también la “comunión de los santos" en sentido estricto – son aquellos creyentes que han renacido de agua y Espíritu y se dejaron preparar para el día del Señor, siendo aceptados por Él.

El ministerio original es el de Apóstol. Sólo este ministerio ha sido instituido por Jesús mismo. Todos los demás ministerios surgieron a partir del ministerio de Apóstol. Dice al respecto el quinto artículo de la fe: “Yo creo que los escogidos por Dios para un ministerio son instituidos únicamente por Apóstoles, y que el poder, la bendición y la santificación para su servir provienen del ministerio de Apóstol".

EXTRACTO

Jesucristo gobierna en su Iglesia. En el tiempo de su fundación y en el tiempo en que acontece la preparación de la novia del Señor para su retorno, Él envía Apóstoles. Es tarea esencial de los Apóstoles difundir el cercano retorno de Cristo y llevar a la novia hacia el Señor. (6.4.3)

El ministerio de Apóstol es dado para la totalidad de la Iglesia de Cristo con el encargo de llegar con su actividad a todas las partes de la Iglesia. (6.4.3)

El ministerio original es el de Apóstol. Todos los demás ministerios surgieron a partir de él. (6.4.3)

See also