6.4.2.1 La Iglesia de Jesucristo en el tiempo de los primeros Apóstoles

La encarnación, la vida y las obras de Jesucristo conforman el fundamento para la realización histórica de la Iglesia instituida por Él: “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo" (1 Co. 3:11). Sobre este fundamento, con el derramamiento del Espíritu Santo en Pentecostés, se hace realidad y se desarrolla la Iglesia de Cristo.

Surgieron entonces las primeras comunidades. En ellas estaban activos los Apóstoles y otros portadores de ministerio, se predicaba el Evangelio, se administraban los Sacramentos. De acuerdo con el envío recibido, los Apóstoles se dirigieron a los judíos y a los gentiles para llevarles el mensaje de la salvación en Cristo.

See also