5.3.9.1 Significado original

En principio, el octavo mandamiento se relacionaba con declarar una mentira ante la justicia. Para los israelitas en general, el “prójimo" (ver 5.2.2) era la persona con la cual tenían trato cotidiano. Tanto una acusación falsa como también una declaración falsa de un testigo podían ser un “falso testimonio".

See also