5.3.5 El cuarto mandamiento

Honra a tu padre y a tu madre para que te vaya bien y se alarguen tus días en la tierra.

Con el cuarto mandamiento comienzan las disposiciones de los Diez Mandamientos concernientes a la relación con los semejantes. Este mandamiento no contiene una prohibición, sino que muestra la forma de proceder que agrada a Dios. Está dirigido a los hombres de toda edad y pide prodigar al padre y la madre el debido respeto y valoración. Ponerlo en práctica en lo concreto puede tener diferentes formas, dependiendo de las respectivas circunstancias de vida como la edad, el entorno social y las normas y costumbres de la sociedad.

See also