5.3.4.2 El día de reposo en Israel

Dios destacó el día de reposo ya antes de dar la ley en el Sinaí (Ex. 16:4-30). Lo concedió como un regalo en el cual el pueblo de Israel debía descansar del trabajo y dedicarse a Dios con toda tranquilidad, por lo que el día de reposo también era un día festivo. Estaba signado por sacrificios especiales (Nm. 28:9-10). A aquel que observaba el día de reposo, buscando la voluntad de Dios y no hablando sus “propias palabras" le era prometida la bendición (Is. 58:13-14).

See also