5.3.4 El tercer mandamiento

Acuérdate del día de reposo para santificarlo.

Con el tercer mandamiento se exhorta a separar un día de la semana de los demás para adorar a Dios, recordar con gratitud sus actos sagrados y ocuparse de su palabra.

See also