5.3.2.1 Dios, Señor y Benefactor

“Yo soy el Señor, tu Dios". Estas palabras constituyen como una introducción para todos los mandamientos que siguen. Expresan que Dios es Señor sobre todo. A Él, el Creador de todas las cosas, le cabe una soberanía ilimitada. Por su palabra Él establece el derecho; a Él se debe obedecer.

El Antiguo Testamento testifica esta convicción, en los salmos y en los profetas. El Nuevo Testamento destaca que Cristo es Señor; su voluntad divina es vinculante.

Pero Dios no sólo es soberano, Él también preserva. En su bendición demuestra ser el Benefactor de todos los hombres.

See also