4.2.1 Consecuencias de la caída en el pecado para el hombre

Como consecuencia de la caída en el pecado, el hombre es expulsado del huerto de Edén (Gn. 3:23-24).

Al apartarse el hombre de Dios primero por su obrar, experimenta una nueva dimensión: la separación de Dios (Gn. 2:17; Ro. 6:23).