3.4.8.3 La tentación de Jesús en el desierto

Después del Bautismo en el Jordán, Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto “... para ser tentado por el diablo" (Mt. 4:1). Se quedó allí cuarenta días, siendo tentado reiteradamente por el diablo. Jesús resistió a la tentación y rechazó al diablo.

Este evento es significativo para la historia de la salvación: Adán sucumbió a la tentación y cayó en el pecado, mientras que Cristo “... que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado" (He. 4:15), resistió como el nuevo Adán a la tentación. Ya antes de comenzar con su actividad pública da pruebas de ser Vencedor de Satanás.

EXTRACTO

La historia de Jesús de Nazaret es la historia de la intervención salvadora de Dios en el curso del mundo. Los Evangelios no son biografías, sino que dan testimonio de la fe. (3.4.8)

La unicidad del hombre Jesús surge del hecho de su nacimiento virginal. Su concepción y su nacimiento son acontecimientos de salvación y por lo tanto, forman parte de la historia de la salvación. (3.4.8.1)

Aunque Jesucristo no tiene pecado, igual se hizo bautizar por Juan el Bautista y ser contado entre los pecadores. Después del Bautismo, se hace público en todo el mundo que Jesús era el Hijo de Dios, el Padre. (3.4.8.2)

Ya antes de comenzar con su actividad pública, Jesús fue tentado en el desierto. Dio pruebas de ser Vencedor de Satanás. (3.4.8.3)

See also