3.4.14 Jesucristo como la cabeza de la creación

Según Efesios 1:20-23, Cristo fue dado por cabeza sobre todas las cosas, “sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero". Como el “Logos" (ver 3.4.2), Cristo es la primicia de toda la creación. “En él fueron creadas todas la cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles [...]: todo fue creado por medio de él y para él" (Col. 1:16). Por Él Dios hizo el universo (He. 1:2). Como la cabeza de la creación, Cristo liberta al hombre, sujeto al pecado, llevándolo “de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios" (Ro. 8:19-22). Esto también redundará en provecho del ser humano y se hará realidad en la nueva creación: “... ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron" (Ap. 21:4).

EXTRACTO

En el Espíritu Santo, Jesucristo está presente en la tierra aun después de su ascensión. (3.4.13)

En el Nuevo Testamento se utiliza la imagen del “cuerpo de Cristo", que muestra que la comunidad de Jesucristo no es una institución ni una organización, sino un organismo viviente, guiado por Cristo, la cabeza. (3.4.13)

Como el “Logos", el Hijo de Dios es la primicia de toda la creación. Por Él Dios hizo el universo. (3.4.14)

See also