2.4.10 El décimo artículo de la fe

Yo creo que estoy comprometido a obedecer a las autoridades mundanas, siempre que con ello no sean transgredidas las leyes divinas.

El décimo artículo de la fe se distingue radicalmente de los nueve que le preceden. Mientras que el objeto de la confesión de los nueve primeros artículos es Dios como Creador, el Hijo y el Espíritu Santo, la Iglesia, sus ministerios y Sacramentos, así como la esperanza para el futuro, el décimo se refiere a la relación del cristiano con el Estado.

En el décimo artículo queda demostrado que la vida cristiana no se desarrolla fuera de la realidad estatal y social. Se observa que la fe cristiana tiene una relación básicamente positiva con el Estado, con las “autoridades mundanas". Esta relación positiva se resume bajo el concepto de la “obediencia".

Ya en tiempos del Nuevo Testamento se ha reflexionado sobre la relación entre la comunidad cristiana y las autoridades del Estado (1P. 2:11-17). Son conocidas las explicaciones de Romanos13:1-7, donde se califica al Estado como “servidor de Dios". Este pasaje ha provocado muchos malentendidos, puesto que parecía como si también hubiese un deber de obediencia incondicional frente a un Estado inconstitucional. Sin embargo, dicha interpretación no tiene en cuenta que el Estado es servidor de Dios, por tanto la voluntad divina, tal como se manifiesta por ejemplo en los Diez Mandamientos, debería ser también un parámetro para el derecho público.

Romanos 13:1-7 es también el antecedente del décimo artículo de la fe, el cual no sólo exige “obediencia" frente a las “autoridades" – es decir, lealtad ante el Estado –, sino que al mismo tiempo menciona parámetros que legitiman esta obediencia: “siempre que con ello no sean transgredidas las leyes divinas". Tampoco el Estado dispone de una libertad absoluta, sino que está sujeto al orden divino. Sus leyes, al menos, no deben ir en contra del orden divino, mejor aún es que estén en armonía con éste. Cuando la voluntad divina y la legislación del Estado no se contradicen o incluso en cierto modo se complementan, el cristiano está comprometido a aceptar estas leyes para sí como positivas y valederas. Pero si ambos se contradicen, vale para el individuo la siguiente palabra: “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres" (Hch. 5:29).

EXTRACTO

Una de las funciones del apostolado es la de interpretar en forma determinante la Sagrada Escritura y las Confesiones de fe de la Iglesia antigua. Un resultado significativo es la Confesión de fe nuevoapostólica. (2.4)

El primer artículo de la fe habla sobre la existencia de Dios, el Padre, como el Creador. (2.4.1)

El segundo artículo de la fe trata sobre Jesucristo, que es el fundamento y contenido de la fe cristiana. (2.4.2)

El tercer artículo de la fe confiesa la fe en el Espíritu Santo, la tercera persona de la divinidad, la fe en la Iglesia y en ulterior salvación. (2.4.3)

El cuarto artículo de la fe dice que Jesucristo gobierna en su Iglesia y que este reinado halla expresión en el envío de los Apóstoles. (2.4.4)

El quinto artículo de la fe expresa que Dios es aquel que escoge a alguien para un ministerio y que los portadores de ministerio reciben a través del ministerio de Apóstol poder, bendición y santificación. (2.4.5)

El sexto artículo de la fe está dirigido al Santo Bautismo con Agua. (2.4.6)

El séptimo artículo de la fe toma como tema la Santa Cena. (2.4.7)

El octavo artículo de la fe trata del Santo Sellamiento. (2.4.8)

El noveno artículo de la fe habla del retorno de Cristo y de los hechos que acontecerán a su continuación. (2.4.9)

El décimo artículo de la fe tiene como contenido la relación del cristiano con el Estado. (2.4.10)

See also