13.3.5 Obligaciones de los hijos

Las obligaciones de los hijos hacia sus padres surgen del cuarto mandamiento (ver 5.3.5): ellos deben mostrar el debido respeto y consideración hacia sus padres. Esto se evidencia en una conducta definida por gratitud, amor, confianza y obediencia. Aún después de que los hijos dejen la casa de sus padres, les deben dispensar dedicación.

Si en la familia hubiera varios hijos, deben tratarse entre ellos con amor fraternal, contribuyendo de esa manera a la armonía familiar.

EXTRACTO

Como los hijos son una dádiva de Dios, los padres no sólo tienen un alto grado de responsabilidad frente a sus hijos y la sociedad, sino ante todo ante Dios. (13.3.4)

Los padres tienen el deber de educar a sus hijos en la fe y el temor de Dios y así colocar las bases para que los hijos puedan conducir su vida como cristianos con convicción y se preparen para el retorno de Cristo. (13.3.4)

Las obligaciones de los hijos hacia sus padres surgen del cuarto mandamiento. (13.3.5)

See also