12.4.3 La visita de asistencia espiritual

A todo cristiano nuevoapostólico le es ofrecida asistencia espiritual personal.

Esta se orienta en el modelo dado por Jesús. Por ejemplo, Él visitaba con frecuencia a María, Marta y Lázaro en Betania. Así se desarrolló una relación especial de confianza entre ellos: “Y amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro" (Jn. 11:5). De igual manera, la visita de Jesús a Zaqueo en Jericó se caracterizó por su amor servicial y asistencial: “Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa" (Lc. 19:5). Esta visita tuvo efectos de bendición: “Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa" (Lc. 19:9).

Lo transmitido sobre Jesús, nos permite derivar el significado y el propósito de las visitas de asistencia espiritual en la actualidad. Cada miembro de la comunidad tiene un Pastor [22] para su asistencia espiritual personal, quien también es responsable de las visitas. Habitualmente es apoyado por un Diácono.

Lo primordial al asistir a los hermanos en la fe son los esfuerzos para profundizar el amor a Dios y su Obra, el fomentar la vida en la fe e intensificar el reconocimiento del obrar salvífico de Dios. Esto se realiza principalmente mediante un intercambio de pensamientos sobre temas relacionados con la fe.

Al apoyar a los creyentes en sus preocupaciones y preguntas durante una visita de asistencia espiritual, los portadores de ministerio brindan particular atención a todas las situaciones de la vida. Por ende, se afirma la relación de confianza entre el asistente espiritual y los creyentes. Hasta qué punto aceptan el consejo brindado, queda bajo la decisión de los hermanos y hermanas. Debe ser respetada y estimulada la propia responsabilidad, que compromete a todo cristiano nuevoapostólico. Obviamente, las visitas de asistencia espiritual no se realizan en contra de la voluntad de los hermanos en la fe.

Un elemento importante de la visita de asistencia espiritual es la oración conjunta. Más allá de ella, los hermanos en la fe son acompañados en todo momento por la intercesión de su asistente espiritual.

Reciben asistencia especial aquellos que pasan por padecimientos y duelo. En casos de enfermedad, que son particularmente agobiantes tanto física como psicológicamente, el cristiano nuevoapostólico recibe atención por medio de visitas, tanto sea al hogar como al hospital. El portador de ministerio responsable visita a los enfermos y les brinda su compasión por la condición en que se encuentran. Los fortalece en la fe, provee consuelo y coloca sus preocupaciones en la oración. Si es posible, celebra la Santa Cena con ellos. De la misma manera, los hermanos en la fe mayores y los que tienen impedimentos por los que ya no pueden asistir a los Servicios Divinos, son visitados regularmente.

Los creyentes que no puedan ser visitados o a los que sólo se los pueda visitar con restricciones, por ejemplo, marineros, soldados o presos, muchas veces son atendidos espiritualmente en forma de cartas.

Precisamente en una sociedad que se caracteriza cada vez más por la soledad, el aislamiento y la exclusión de muchas personas, el cristiano nuevoapostólico recibe en su vida cotidiana, el cuidado y apoyo de su asistente espiritual.

[22] En algunos países también denominado “Presbítero".

EXTRACTO

Los cristianos nuevoapostólicos también pueden recibir asistencia espiritual personal por medio de visitas. (12.4.3)

Un elemento importante de la visita de asistencia espiritual es la oración conjunta. Debe ser respetada y estimulada la responsabilidad propia del individuo. (12.4.3)

Reciben asistencia espiritual especialmente aquellos que pasan por padecimientos, duelo y necesidades. (12.4.3)

See also