12.2.3.1 Bendición de boda

El casamiento en la Iglesia tiene lugar básicamente durante un Servicio Divino. En la alocución previa a la bendición de boda, se brindan indicaciones a los contrayentes para que su matrimonio sea bendecido. El siervo a cargo del Oficio les pregunta si bajo la bendición de Dios quieren apoyarse fielmente uno al otro en todas las situaciones y recorrer juntos con amor el camino de la vida. Ambos lo prometen ante Dios y la comunidad con un “sí". Reciben la bendición del trino Dios, también para poder mantener este voto.

El amor a Dios y al cónyuge son condiciones previas importantes para que la bendición permanezca intacta en el matrimonio, para que los cónyuges encuentren las fuerzas para llevar con armonía la vida en común y con la ayuda de Dios puedan dominar situaciones difíciles. Otra tarea importante para los matrimonios nuevoapostólicos es que se apoyen mutuamente para alcanzar la meta de la fe.

See also