12.1.6.3.2 Objetivo del anuncio de la palabra

La prédica de Jesucristo invita a los oyentes a la obediencia en la fe (Ro. 16:25-26). El objetivo prioritario de la prédica es despertar y mantener la fe que Jesús espera en su retorno. El anuncio apostólico de la palabra siempre está dirigido a preparar a la comunidad para la venida de Jesús (2 Co. 11:2).

La fe en el pronto retorno del Señor repercute en la conducta cotidiana de los creyentes. Conforme a Gálatas 5:22-23, la actividad del Espíritu Santo tiene como “fruto": amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza.

La palabra anunciada transmite consuelo, esperanza y seguridad, fomenta el reconocimiento y fortalece la confianza en Dios.

Por la palabra de Dios, en cierto modo se le presenta al oyente un espejo en el cual puede reconocerse a sí mismo y tomar conciencia de qué es necesario que haga para asemejarse cada vez más al sentir de Cristo (Stg. 1:22-24). También forma parte de ello aceptar con fe la reconciliación con Dios hecha posible por Cristo y, consecuentemente, estar dispuesto a ser reconciliable con todos.

See also